GRP 104 | JULIO DE 2017

Arte y libertad

Imprimir
PDF
La Escuela de Estética de Roque Pérez cumplió su primer año de vida. Una propuesta que apuesta al arte como lenguaje de expresión y de desarrollo de los niños, fomentando la libertad y el espíritu crítico y reflexivo.

 

Entrevistamos a la Directora de la Escuela de Estética de Roque Perez , Prof. Martina Bruno para conocer los objetivos de la institución creada en 2016 y como ha sido su inserción en la comunidad en su segundo ciclo lectivo.

 

¿Cómo fue el comienzo de la Escuela?

“La escuela de Educación Estética cumplió un año de clases el pasado 13 de junio –nos cuenta la Directora Martina Bruno-. Los profesores fueron designados en 2016 un mes antes del inicio de clases. Tuvimos en el primer mes la tarea de difundir la Escuela de Estética porque es una escuela nueva en nuestro distrito. Inicialmente esta es una propuesta para niños y niñas de 5 a 12 años de edad”.

“Primeros tuvimos que pensarnos como equipo –explica Martina- y reflexionar sobre que es una escuela de estética. También ver cómo era nuestra comunidad respecto del arte. Algunos docentes venían con experiencias en escuelas y otros en talleres. Fue un gran desafío el inicio. Somos cuatro profesores, uno para cada lenguaje artístico, expresión corporal, iniciación literaria, plástica bi y tri dimensional, iniciación musical. Actualmente tenemos 150 alumnos y contamos con cuatro aulas, una para cada lenguaje”.

“Al principio organizamos clases abiertas a modo de talleres para que todos los chicos de la planta urbana pudieran vivenciar lo que sería una clase en la escuela de Estética. Entonces pensamos clases interdisciplinarias de literatura y plástica por un lado y de expresión corporal y música por otro lado y así visitamos todas las escuelas y dimos clases a todos los chicos de todos los años, incluimos los tres jardines, las tres escuelas primarias y las tres secundarias donde fuimos a dar clases. Fueron muchísimas clases! dos semanas intensas! Queríamos contar la propuesta y la mejor manera era que los chicos pudieran vivenciarla”.

 

Así que el bautismo de fuego fue extramuros!

“Sí totalmente, fuimos un escuela trashumante! –reconoce con entusiasmo Martina- Y de edificio en edificio. Porque primero funcionamos en el edificio de la Sociedad Italiana donde funciona el CEF a quien siempre agradecemos. Después las condiciones climáticas no nos permitieron continuar ahí, y nos abrieron las puertas en la Escuela primaria Nº 2 y desde setiembre de 2016 estamos en este edificio que nos permite compartir la Escuela Nº 24. Y ahora vamos por el edificio propio. Estamos intentando avanzar lo más rápido posible, trabajando articuladamente a nivel local y a nivel provincial”.

“Nuestra Escuela pertenece a la Dirección Gral. de Cultura y Educación, es modalidad artística y no es obligatoria sino que es vocacional –explica Martina Bruno-. Los chicos pueden inscribirse en cualquier momento del año. Para cada chico es una búsqueda, nadie viene por obligación pero igual hacemos un seguimiento y preguntamos a la familia si un chico deja de venir si se enfermó o si es que no le gustó. También nos interesa a nosotros saber cómo nos estamos insertando en la comunidad”.

 

¿En qué horarios asisten los alumnos?

“Funcionamos en el turno de mañana de 8:30 a 11:30 y en el turno tarde de 13:30 a 16:30. Los chicos vienen en contra turno de la escuela de jornada obligatoria. La escuela se piensa como una opción de jornada extendida de escolaridad. Los chicos vienen dos días por semana, lunes y miércoles o martes y jueves según las edades y en esos días tienen los cuatro lenguajes artísticos. Trabajamos con un modalidad de taller (los chicos no llevan tarea a la casa) y se trabaja individual y en forma grupal”.

 

¿Cómo es la modalidad de la enseñanza?

“Se trabaja en forma interdisciplinaria –cuenta la Directora-, esto quiere decir que expresión corporal se trabaja junto con literatura y plástica y música. Se elige una temática transversal que se trabaja a lo largo del año. Nosotros tenemos un espacio semanal que se llama Mopi (módulo de planificación institucional) en el que una vez a la semana nos reunimos todo el equipo para propiciar el trabajo interdisciplinario y se planifican las tareas”.

 

¿Qué proyectos vienen desarrollando?

“El año pasado trabajamos sobre el eje temático de “los sentidos”. Y este año elegimos “intervenciones artísticas” donde nos conectamos con lo que es el arte urbano o arte público – explica Martina Bruno-. El eje temático es como un hilo conductor que vincula todos los lenguajes. Nosotros sabemos que en la enseñanza de las artes no podemos trabajar un lenguaje  aislado del otro, siempre estamos conectados, por el propio sistema de conocimiento artístico, siempre estamos conectados los lenguajes. Y nosotros como profesores nos estamos capacitando y en dialogo permanente y a su vez los mismos chicos nos proponen la interrelación de los contenidos. La semana del arte de 2016 hicimos clases abiertas. Hay muchos chicos que no tienen opción de una educación artística integral. Nosotros nos planteamos un proyecto abierto a la comunidad y tuvimos muy buena repercusión. Y el eje temático intervenciones artísticas nos sirve para sacar la escuela a la calle y pensar el arte como un modo de vincularnos y fortalecernos. En este contexto hicimos para el acto del 20 de junio una canción a la bandera con letra de los chicos y con los que nosotros llamamos “cotidiáfonos” que son los instrumentos fabricados en la escuela”.

 

Hicieron de lutier!

“Sí, claro, los chicos fabricaron cordófonos, guitarras de cartón y materiales reciclados, palos de lluvia, castañuelas, tambores, sikus. Los chicos eligieron que instrumentos desarrollar. Nosotros proponemos y ellos eligen. Los chicos tienen un respeto por sus creaciones y una valorización por sus trabajos, eso siempre lo trabajamos nosotros, y sus sensibilidades, hay escucha, interpretación de lo que el otro piensa y quiere y eso es un criterio de evaluación para nosotros. La idea es compartir, siempre nos saludamos con algún movimiento y un sonido que alguno inventa, todos bailamos, todos cantamos, todos dibujamos, inventamos palabras, este año trabajamos con rimas...”

 

Están construyendo un lugar de mucha libertad y creatividad

“Sí, claro, libertad y creatividad que van de la mano, junto con la imaginación –asegura Martina Bruno-. La libertad se enseña, es algo que nosotros creemos. Queremos fomentar la libertad y el espíritu crítico y reflexivo. Eso es algo propio del quehacer artístico. Si queremos transformar el mundo y nosotros creemos que el arte es el camino por medio de todos estos lenguajes, tenemos que enseñar a poder hacerlo. Y entonces cada uno va a encontrar el camino y el modo de transitarlo. Y lo vamos a hacer entre todos, de modo colectivo”.

“Y siempre pensando en el otro. Yo puedo hacer una canción pero es necesario mostrársela al otro. Una característica de esta escuela es que construye saberes propedéuticos, esto quiere decir que estamos ofreciendo que después puedan iniciarse en el conocimiento o artístico como un modo de vida, que puedan ser profesionales del arte, entonces nosotros somos esos escalones previos. Y que acá tengan la libertad para explorar. Para nosotros es un modo de vida y queremos enseñarlo a los chicos. Esto no se agota, se resignifica y los chicos nos sorprenden”.

“Los chicos tienen mucha liberta y mucha autonomía. Al principio veíamos algunas autoestimas bajas: “no puedo”, “no me sale”. Pero eso cambio totalmente, todos podemos construir, expresarnos con el cuerpo, con la imagen, con la palabra, con la música, con un sentido estético, con poesía. Construimos sentidos. Y vemos cómo le llega al otro. Y ampliamos nuestro horizonte! Nosotros decimos “faltan más escuelas de estética”! –dice Martina entusiasmada con la función educativa de estas escuelas- . Es fundamental. Tenemos esta caja de herramientas, y queremos construir alumnos que sean críticos, que tengan más lenguajes para expresarse y vincularse con el otro. Así pueden crecer como sujetos, desde nuestro lugar desde el arte”.

 

¿Y los padres cómo reaccionan a la propuesta?

“Papis y mamis, hermanos, abuelos, niñeras, todos, tenemos un vínculo muy lindo – cuenta Martina- y eso que somos una escuela muy nueva y muy libre. Los padres nos demuestran mucho afecto, la alegría y el crecimiento de los chicos. Los padres nos cuentan que ven a los chicos más creativos, que pueden estar más tiempo solos, que proponen más, que hicieron nuevos amigos y que los chicos vienen muy contentos y los días de lluvia la escuela está llena igual”.

 

¿Están preparando una intervención?

“Sí, el 24 de junio íbamos a intervenir el edificio municipal y se postergó para el 9 de julio. Como volvió a llover la vamos a realizar el 17 de agosto. Fue una idea de Claudia Gómez la profesora de Plástica que se le ocurrió intervenir el espacio y la vía pública. Le contamos a los chicos y les encantó la idea. Empezamos a trabajar en la intervención del edificio municipal. Según los chicos la municipalidad es una institución que nos ordena, que nos cuida, que mantiene la ciudad limpia y en orden. Entonces ellos decidieron que predominara el color verde. Y además quisieron sumar los colores de los lenguajes que usamos en la escuela (Expresión corporal es color verde, música la vinculamos con el naranja, literatura es color azul y plástica con el violeta). Y a partir de allí empezamos a pensar como seria esta intervención. Vamos a usar telas, papeles, grullas de papel, fotos. Y vamos a soltar los miedos. Que fue un proyecto de Iniciación Literaria de la profesora Belén Aguilera. Ellos trabajaron sobre los miedos, los escribieron, los dibujaron, los trasformaron en grullas que ese día se van a soltar, para soltar los miedos”.

Le deseamos mucho éxito a esta joven institución educativa de Roque Pérez y su Directora nos manifiesta una invitación a todos los que quieren conocer y participar  en este tipo de enseñanza artística. “Queremos invitarlos para que se acerquen a los chicos y a los adultos también -dice Martina Bruno-. Estamos sobre la calle presidente Perón Nº 24 casi 11, compartiendo edificio con la primaria Nº24. También existen planillas de inscripción en librería CLIP y en Video Friends. Los invitamos a que vengan a conocernos”.

 

Personal de la Escuela de Estética

Directora: Martina Bruno

Profesora de Plástica bi y tri dimensional, Claudia Gómez.

Profesor de Iniciación Musical, Jeremías Martínez.

Profesora de Iniciación Literaria, Belén Aguilera.

Preceptores: María Laura Aguilar y Alejandra Leguizamón.

Auxiliares: Silvia Maschio, Noelia Vázquez Pereyra y Mariana Marín.

La salud del Hospital

Imprimir
PDF
Hace pocos días se inauguró la refacción de las antiguas habitaciones de internación del Hospital Ramón Carrillo. Entrevistamos a Juan Bautista Cora, Director Ejecutivo del Hospital para conocer mejor el servicio y los desafíos de nuestro centro público de salud.

¿Qué objetivos y modo de trabajo se plantean en el Hospital?

“Yo siempre insisto en mejorar la hotelería del hospital –explica Juan Bautista Cora-. Hace muchos años una persona que empezó a dar la mejor hotelería en su clínica (y muchos se le reían por eso) me contó una anécdota. Un día el Dr. René Favaloro le dijo que en muchos lugares donde el operaba, a los pacientes les costaba la recuperación pero  en cambio en la clínica de esta persona los pacientes recuperaban un kilo por día y se iban antes de alta. “Seguí así muchacho” le dijo Favaloro”.

“Y eso es verdad –asegura el Director Cora-. Ya el solo hecho de estar internado te causa stress. Pero si le damos una mejor atención la expectativa mejora. Nosotros ahora pudimos refaccionar a nuevo las habitaciones entonces es mucho mejor la atención. Lo mismo si internamos en el pabellón VIP donde hay camas con control remoto, oxigeno central, etc. Entonces logramos tener ahora una hotelería 7 estrellas, es lo que nos dicen quienes nos visitan, incluso el gremio ATE nos han tomado como referentes y nos llevan a dar charlas en otros lados por ejemplo en temas como en gestión de residuos patogénicos y en facturación. Además nos audita el Ministerio de Salud de la provincia permanentemente, revisan lo edilicio, los servicios, auditan la presencia del personal. Es muy exigente. Nos exigen más a los hospitales municipales que a los provinciales”.

“Estoy cerca de los seis años en el Hospital. Diez veces presente la renuncia y me sigo quedando! Reconoce Juan Bautista Cora- Esta actividad te desgasta a nivel físico y mental. El lunes estuve en Bs As. y volví a las 11 de la noche. El martes fuimos a una reunión a La Plata y volvimos a las seis de la tarde porque se está lanzando un plan de informatización de los hospitales y en base a las estadísticas informatizadas se va a dar la coparticipación”.

 

¿Y cómo está nuestro hospital en informatización?

“Nosotros tenemos una parte informatizada y otra parte no –responde Cora-. Tenemos que consensuar una manera de trabajar en adelante. Hoy la estadística se hace todo en planilla de papel. Por ejemplo según nuestra estadística en abril atendimos más de 14.000 pacientes reales pero el mes de junio, por la estación fría llegamos a 17.000 pacientes”.

 

¿Creció mucho la demanda de atención en salud?

“Si, muchísimo. Cuando nosotros llegamos al Hospital se atendían un promedio de 3500 pacientes mensuales –recuerda Cora-. Nosotros mejoramos el servicio, incorporamos profesionales y aparatología y aumentamos la tasa de uso de todos los sectores. Después cerró la Clínica local y eso motivó que se duplique y triplique la demanda. Hasta pensamos en aquel momento que la clínica funcionara como anexo del hospital pero no se pudo hacer”.

“En definitiva el Hospital creció muchísimo en su capacidad de atención –destaca Cora-. Y nos fuimos preparando acordes al crecimiento de Roque Pérez en el que incluyo a muchísima gente de las provincias que vienen a trabajar a nuestra ciudad. Aquí encuentran salud, educación, trabajo y seguridad porque más allá de algún caso aislado tenemos seguridad. Yo estimo unas 4000 personas más que el último censo. Incluso debe haber unas 500 personas provenientes de Paraguay en Roque Pérez que viene a trabajar en granja de pollos y otros trabajos. Hay personas que en su provincia ganan 3000 pesos y acá ganan de 10 mil pesos para arriba. Entonces les cambia la vida, viven tranquilos y empiezan a traer a sus familiares. Sé que en el Registro Civil local hay entre 50 y 70 personas radicando su domicilio en Roque Pérez cada día. Todo eso implica más demanda para el Hospital. Incluso hay madres que quieren venir a atender su parto aquí. Lamentablemente a veces tenemos que controlar esto, porque se debiera hacer en su Hospital de origen porque eso demanda habitaciones, ginecólogos, cirujanos, anestesistas. Igual en parte lo hacemos porque colaboramos recíprocamente por ejemplo con Cañuelas o con Saladillo que nos ayudan con otros casos. De hecho en la región sanitaria trabajamos en red. Por todo esto de 3500 pacientes que había hoy llegamos a atender 17.000 pacientes y este invierno lo vamos a superar. Incluso aquí viene gente de la zona aledaña”.

“Incorporamos especialidades y equipamiento –destaca Cora-. Nosotros hoy tenemos 2 traumatólogos y atienden 4 o 5 días a la semana y pasamos de diez consultas a más de 20 por turno por médico traumatólogo. Incluso estamos estudiando poder hacer pronto más cirugías de esta especialidad (hoy se hacen muy poquitas y sencillas) incluso poder hacer cirugía de fractura de cadera”.

 

En una época para hacer un yeso te derivaban a Saladillo…

“Claro si yo eso lo he reclamado en su momento cuando fui candidato -dice Cora-. Siempre el Hospital fue el caballito de batalla de las campañas políticas porque todos queremos tener mejor salud. Antiguamente éramos un Hospital que derivaba en un 80%. Hoy somos muchos menos derivantes. Lo complejo obviamente se sigue derivando pero ya hay muchas intervenciones que se hacen acá. Acá un turno lo conseguís para diez días. En otros lugares dan para tres meses!”

 

¿Y como funciona una derivación?

“Los pacientes que tienen mutual, obra social o ART, su cobertura lo tiene que atender inmediatamente. Y los que no tienen cobertura los tiene que atender el servicio de emergencia de la provincia. En la realidad hay un 0800 que está saturado y nunca hay cama tampoco. Entonces vos tenés que arreglarte como puedas. Y con PAMI tenemos dificultades no solo para conseguir derivaciones de mayor complejidad cuando hay riesgo de vida (y esto que digo está documentado con expedientes y notas) además recibimos una orden de la Región diciéndonos que no podemos trasladar pacientes de PAMI. Te aclaro: Si ahora suena el teléfono 107 y hay un abuelo en emergencia lo vamos a buscar rápidamente. Pero en los papeles y en la  teoría no lo podemos hacer. Esto ya se intentó 30 años atrás y fracasó. Nos indican que tiene que venir una ambulancia de Buenos Aires (de una empresa privada) a buscar al paciente de PAMI, ¡un disparate total!”.

 

Esto no ha trascendido prácticamente…

“Nosotros hemos sido cautos –dice Cora-, no queremos salir con los tapones de punta como se dice, para que no nos tomen como un reclamo político oportunista. Pero fuimos convocados por la ministra de salud y por el director de PAMI y en la reunión con todos los distritos se armó la tormenta por estos convenios y este sistema de ambulancias. Y esto se revisaría. Acá nos pasó que esta empresa privada trasladó un abuelo de PAMI y a la hora y cuarenta minutos de salir de nuestro Hospital parece que “se les quemaron los papeles” y regresó con el paciente al que tuvimos que estabilizar. En vez de continuar a destino a media hora regresaron a Roque Pérez! Imaginate que se armó un tole tole bárbaro! Esta es la situación actual de PAMI. Y a nosotros PAMI nos debe 5 millones de pesos desde hace un año. Nosotros podríamos hacer muchas cosas con ese dinero. Por ejemplo tenemos el proyecto de hacer una sala de rehabilitación que se comenzó a hacer en la esquina y no pudimos terminarla. Y nuestros abuelos tienen que viajar a rehabilitación a La Plata. Tuvimos que detener la ampliación de ampliación de la cocina del Hogar de ancianos también. Tampoco podemos plasmar el proyecto que tenemos con la Directora de Salud, la Dra. Eleonora Testa, de hacer un nuevo quirófano y trasladar la sala de parto a pediatría. Estamos pensando en un Hospital de acá a diez años. Tenemos un proyecto integral de ampliación sobre calle Tagliafico. Pero necesitamos cobrar la deuda de PAMI, incluso para realizar cinco habitaciones más para el Hogar de Ancianos”.

 

Claro porque el Hogar de Ancianos pasó a ser municipal…

“Sí y nosotros queremos mejorar la calidad de vida de los abuelos. Por ejemplo un proyecto que tenemos muy lindo, compramos y pusimos un metegol en el Hogar y no sabes lo bueno que es esto porque les mejora la movilidad de las manos a los abuelos y pueden jugar con sus hijos y nietos. Además tienen gimnasia y reiki. Somos el 2do Hogar en el país que tiene reiki y yoga gracias a Nela Rocha. El Hogar hace unos años paso a ser municipal. Hay que agradecer también a Fabiana Crespi a Edit Matus y a sus madres que trabajaron tanto e incansablemente por el Hogar y que lo han tenido tan lindo”.

“También tenemos nuestra Cooperadora que encabeza Luis Michelini que trabajan muchísimo y ahora están vendiendo los bonos para la cena para recaudar fondos para el Hospital. Hay que destacar que la reforma de las habitaciones se hizo casi todo con recursos de ellos. El municipio compro muebles, televisores pero la Cooperadora invirtió más de 1 millón de pesos en las obras!”

 

¿Cómo han ido encadenando las mejoras en esta gestión?

“Primero hicimos un gran oficce de enfermería con aire acondicionado –recuerda Juan Bautista Cora-. Después hicimos toda la sala de cirugía y oncología nuevas. Se hizo el nuevo pabellón de internación con 11 habitaciones para 22 personas, con una cama de obesos, con control remoto, oxigeno central y baños privados. Hicimos una sala de mamografía con un mamógrafo que es el número diez en la provincia. Y eso sale de los fondos del SAMO que nosotros enviamos al ministerio el 10% de lo que se cobra a las obras sociales. Fuimos los número uno en recaudación de SAMO y ahora nos caímos al 4to puesto porque PAMI no nos paga. Hicimos las salas de pediatría, adquirimos los sillones de confort para los acompañantes, compramos una incubadora de última tecnología para la emergencia de neonatología. Logramos tener guardia pediátrica las 24 horas”.

“Además damos muchísimos medicamentos! Igual la gente tiene que entender que no siempre se puede usar marca en medicamentos. Un tratamiento psiquiátrico puede salir 3000 pesos por mes. Tenemos los genéricos que dan buenos muy buenos resultados”.

 

¿Con cuántos médicos cuenta el Hospital?

“Hay más de 44 médicos trabajando en el Hospital de los cuales son 10 de Roque Pérez –dice Cora-. Trajimos especialistas como otorrinos, psicólogo infantil, fonoaudiólogos, psiquiatras. Nosotros tenemos una gestión de Cambiemos en la provincia que no nos ayuda en nada. Antes conseguíamos más recursos. Pero a pesar de eso logramos traer 3 psiquiatras, entre ellos el jefe de la región sanitaria, el Dr. Feinmann que es una eminencia. Tenemos Oncología, la quimioterapia se hace acá -dice Juan Cora- viene gente de Saladillo a hacerse la quimio acá!!

“Nosotros tenemos unos 22 enfermeros y 18 enfermeros estudiando, único hospital así. Los enfermeros son un recurso escaso. Hoy se capacitan en Lobos, en La Matanza y en La Plata. Si podemos los trasladamos para que estudien. Por ejemplo seis mucamas están estudiando enfermería en Lobos. Estos son logros importantes, les damos la posibilidad de capacitarse. Nosotros teníamos cocineras que hoy son facturistas del SAME. Por eso muchos miran con atención este hospital. Y ven su atención, su limpieza, su estructura. Nosotros ahora queremos comprar el aparato para hacer la operación laparoscópica en Roque Pérez”.

“Hemos mejorado la emergencia médica con ambulancias permanentes las 24 horas. Cuando hay accidentes viene todo el equipo humano, hasta el intendente a la cabeza y trabajamos en equipo. Hemos logrado una salud de punta”.

 

Son muchos desafíos…

“Sí, nos nos queremos quedar en nada, somos ambiciosos. Ahora en campaña se habla de un tomógrafo –explica Cora-. Pero hay que entender que tenemos tomógrafo a 45 minutos en Saladillo. Pero un tomógrafo acá te obliga a tener un neurólogo, un neurocirujano, un nefrólogo, etc, cuando hay dos o tres tomografías reales por mes. Un tomógrafo vale 5 millones de pesos más el mantenimiento y el personal. No estamos preparados para eso. También se habla de una terapia pero tenemos un showroom (con equipamiento de terapia) que compensa y deriva. Y tenemos dos casos por mes. No se justifica tener un terapista las 24 hs”.

“Tenemos ecógrafo 4D de alta complejidad con tres especialistas incluido el jefe del servicio de imagen del Sanitario Argentino –destaca Cora-. Y varios médicos han hecho la especialidad. Estamos bien cubiertos. Le trajimos un ecógrafo nuevo a Begueríe! Y una ambulancia también para Begueríe”.

 

La salud es uno de las inversiones más grandes que existen

“Sí porque no se trabaja tanto en prevención con programas nacionales. Y nosotros vamos todas las semanas con Eleonora a La Plata a gestionar, hay que andar mucho atrás. Esto se convirtió en un monstruo. El presupuesto creo que es como de 66 millones anuales. Lo manejamos muy bien. Hoy hacemos prevención y control de cáncer de mama. Tenemos un mamógrafo de gran calidad. Estamos pensando renovar el equipo de rayos. No nos queremos quedar en nada. Somos ambiciosos y soñamos.

En Necochea me encontré de pura casualidad con familiares de un accidentado en Roque Pérez y estaban muy sorprendidos y muy agradecidos de como los habíamos atendido y prometieron venir otra vez a saludar. Un amigo que estaba ahí les dijo “El es el director del Hospital pero no es médico!, es bombero y funebrero!!” Y así es como me conocen en el ambiente, incluso la ministra de salud cuando me ve me dice Hola Bombero y funebrero!  Cuenta y se ríe Juan Bautista Cora.

El Hospital va pum para arriba! Me había dicho Juan ni bien llegué. Como hombre entusiasta y con su característico empuje, a Juan Cora se le ha hecho carne esta función, aunque como el dice amague tantas veces en renunciar. Cora es un hombre de las paradojas, fue candidato a intendente de la UCR y por su agenda vinculada a la salud luego se transformó en colaborador de su adversario político, fue bombero y funebrero pero desde hace 6 años le imprime su estilo a nuestro centro público de salud, el Hospital Carrillo.

Una Cooperadora Notable!

Imprimir
PDF
La Comisión Cooperadora del Hospital Ramón Carrillo sigue enlazando hitos en su historia de trabajo desinteresado. Con su esfuerzo se logró la refacción de otro sector del centro de salud.

En el marco del 104º aniversario de Roque Pérez fueron inauguradas la refacción de las más antiguas salas de internación del Hospital Municipal “Ramón Carrillo”.

Las obras consistieron en una remodelación a nuevo de las habitaciones de internación número 5, 6, 7 y 8 y del consultorio de la guardia, que son tan antiguas como el hospital mismo. “Se les realizó una refacción por completo -nos contó el presidente de la Cooperadora Luis Michelini-. Bajamos cielorrasos, hicimos los baños nuevos, cambiamos los pisos. Quedaron muy bien realmente”

En el mismo acto de inauguración también fueron descubiertas placas como un homenaje  a los doctores Diógenes Cesar Gotuzzo, Jorge Marcelo Tagliafico, Gustavo Adolfo Granillo Fernández y Camilo Alberto Cardoso y a la administradora Lidia Gatti, todos ellos de gran trayectoria en el establecimiento.

En el acto, Luis Michelini mencionó que en las obras “se invirtió un monto superior millón de pesos,  dinero que aporta el pueblo, quedando demostrado el destino que se le da al aporte de los vecinos.

Nélida Maurizzi, como buena tesorera que es, nos acerca la cifra exacta invertida en las obras entre 2016 y 2017: 1.150.000 pesos.

Pero no se trata solo de números. Se trata de una trabajo en equipo y desinteresado, por la salud de la comunidad. Por eso quisimos dialogar Luis y Nélida para conocer más de cerca el trabajo de la Cooperadora.

Luis Michelini y Nélida Maurizzi integran la  cooperadora del hospital desde el año 1994. Luis Michelini es el presidente desde el año 2002.  “A mí me trajo a la Comisión Cooperadora Raul Narváez –recuerda Luis Michelini-. Yo me había retirado de la policía. Cuando pasó un tiempo me di cuenta que estaba de gusto y así no podía seguir. Después fue el fallecimiento de mi hijo y la gente de la Comisión fue una gran compañía y gran ayuda”.

No muchos saben que Luis nació en Lobos. “Pero viví en el campo –cuenta Luis- en la zona de Forastieri hasta los 20 años y a los 21 ingresé a la policía”.

Nélida hace más de 20 años es la tesorera de la Cooperadora. “Yo estaba muy tranquila en la escuela –cuenta Nélida- trabajando mañana y tarde y en Psicología como maestra recuperadora. Me llamó Bruzzone porque se iba a renovar la Comisión del Hospital. Y entre como tesorera”.

“Así fue que yo estuve en las presidentes de José Bruzzone –rememora Nélida-, Guillermo Barry, Raúl Narváez y Luis Michelini. En ese tiempo estaba Cristina Magni,  Isabel Stanco”. Y antes fueron presidentes Susana Martini de Desantis, Miguel Olasagaste era tesorero y María Esther Badde era secretaria. En esa época  entré yo -recuerdo Nélida Maurizzi-. También fueron presidente de la Cooperadora Fito Testa, Marcelo Mc Cormick. Y muchos años atrás había una sociedad de beneficencia, era la época que en el hospital trabajaban las monjas”.

 

Son muchos años de trabajo en la Cooperadora…

“Y nos mueven los objetivos. Tuvimos que ampliar el Hospital y vamos a seguir haciéndolo –dice con firmeza Luis- Se hizo todo el sector de consultorios externos (en época de Narváez) y después pediatría y después internación. La idea de los consultorios externos surgió de la cooperadora y aportamos mucho dinero”.

“En el 2007 pusimos 50.000 pesos y el municipio bastante más -recuerda Michelini-. Llegamos a techar y después quedo paralizada la obra del sector internación. Después en la gestión Gasparini se pudo finalizar las obras. Entre los logros pudimos hacer la sala de trauma (una miniterapia) que sirve para estabilizar al paciente”.

 

Ustedes se ocupan de las necesidades, del dinero, de los socios, es mucha actividad pero además sueñan las ampliaciones

“Sí pero siempre consultando a los directores y a la administración del Hospital –cuenta Luis-. Por ejemplo ya en época de Gotuzzo queríamos un mamógrafo. Y finalmente eso se consiguió. En época de Cravero inauguramos los consultorios internos, después con Oreja y ahora con Gasparini se hicieron más obras. EL Hospital viene creciendo y mejorando desde hace muchos años”.

“Después también se avanzó mucho en aparatología. Fue muy costoso el autoclave que sirve para esterilizar –explica Nélida-. El primer gasto grande que hicimos fue el motor electrógeno para los cortes de luz, eso fue cuando entre yo. Hoy Tenemos un promedio de mil socios. Tenemos una rifa anual y una cena anual”.

“En una época, en la crisis de 2002 –recuerda Luis- organizamos bailes, Alumni nos daba el salón sin cargo. Hasta un kiosco tuvimos en los primeros eventos de motos. Y además tenemos los bonos en la guardia del Hospital para la gente que quiere colaborar”.

“En el hospital –explica Nélida- trabajan más de cien personas,  eso es mucho presupuesto y nosotros colaboramos con reparación de aparatos por ejemplo. Ahora está proyectada una sala de rehabilitación, idea de Juan Bautista Cora y de la Dra. Moralejo”.

Una de las razones del éxito es el gran acompañamiento de  la comunidad pero los integrantes de la Cooperadora son los motores y conductores del esfuerzo. “Tenemos un grupo de gente muy linda –dice Luis- un grupo muy trabajador, con Nélida Maurizzi, Alejandro Regueira, José Correa, Cholita Gherbi, Jorge Goñi, Norma Paolini, Graciela Fregotti. Después se fueron incorporando más como José Cionco, German Parenti, Alejandro Ratto, Ofelia Suarez, Marita Barry, Rubén Simoncini y Teresa Echeverría”.

Felicitaciones a los cooperadores. Hay gente que sabe hacer su trabajo con amor y sin condiciones, que sabe ayudar sin pedir nada a cambio, gente con generosidad.

¿Quién fue Ramón Carrillo?

Imprimir
PDF
Nuestro Hospital municipal lleva su nombre y es justo conocer por qué.

 

Extracto del artículo “Ramón Carrillo, un paradigma para el siglo XXI” de Pedro M. Borio publicado en el diario La Nación.

Manuel Belgrano sostenía, ya en su época: “Honrar la virtud cívica es educar a los pueblos”. ¿Qué quería decir con esto? Claramente, que era responsabilidad del gobernante exaltar las conductas paradigmáticas, para establecer los modelos sociales a los que el resto de los ciudadanos pudiera anhelar parecerse.

Todo un ejemplo paradigmático es, en el campo de las ciencias médicas, uno de nuestros héroes civiles del siglo XX: el doctor Ramón Carrillo.

¿Cómo evocar hoy la polifacética, riquísima personalidad de Ramón Carrillo? Santiagueño de alma, fue una inteligencia descollante puesta durante toda su vida al servicio de sus compatriotas, particularmente los más carenciados, los más sufrientes. Nacido en 1906 en el seno de una familia afincada en Santiago un siglo antes, heredó de su madre el fervor por la fe católica y de su padre el ideario radical. No mucho más tenía para heredar. Con grandes esfuerzos vino a estudiar a Buenos Aires donde, brillantísimo alumno, recibió su diploma de médico con honores y medalla de oro. Carrillo fue un maestro de la neurocirugía argentina, reconocido y valorado en el mundo por su talento y su inagotable búsqueda científica. Podría haber tenido fama, éxito y dinero en el ejercicio privado de su profesión, pero eligió otra cosa.

En 1944 dirige el Instituto Nacional de Neurocirugía y crea, organiza y preside la Escuela de Postgrado de la Facultad de Medicina de la UBA, con orientación a la medicina social y preventiva. Valorando el aporte de la Historia a todas las ramas de la ciencia, funda la Sociedad Argentina de Historia de la Medicina.

El flamante gobierno de Perón le ofreció, en 1946, el ministerio de Educación. Declinó el ofrecimiento, pero propuso la creación del ministerio de Salud Pública, cuyo único antecedente era, a la fecha, el Departamento Nacional de Higiene. Allí fue designado, para luego asumir la secretaría de Salud Pública, el 1° de junio de 1946, al ser creada ésta sobre la base del antiguo Departamento Nacional. Finalmente, al crearse por ley el ministerio de Salud Pública de la Nación, en 1949, Carrillo se transforma en el primer ministro en la historia de esa cartera.

Abrazó la causa de la salud pública con fervor. Se dieron en ese tiempo transformaciones colosales, que permiten asegurar que casi toda la infraestructura de salud con la que el país cuenta hoy se debe a esa gestión, realizada en conjunto con la Fundación Eva Perón: en sólo ocho años, se construyeron 4229 establecimientos sanitarios en todo el país. Esto amplió la capacidad hospitalaria en 130.180 camas. Jamás antes ni después la salud pública argentina recibió un impulso de esta magnitud.

La tasa de mortalidad infantil disminuyó claramente y la esperanza de vida al nacer aumentó de 61,7 años promedio a 66,5 en menos de una década. En 1947, inaugura el Instituto de Medicina Preventiva y su gestión edita el Plan Analítico de Salud Pública de la Nación. En 1949, publica su obra Política Sanitaria Argentina, considerada –junto con Teoría del Hospital (1953)– un tratado de consulta, aún hoy, en todo el mundo.

Impulsó y creó la especialización de médicos higienistas, hoy sanitaristas. Innovador, crea en 1948 los centros de salud, e inaugura los primeros 50. Decía entonces: “El centro sanitario es un conjunto de consultorios polivalentes, con servicio social, visitadoras sanitarias y bioestadística, para captación de enfermos, reconocimiento de sanos y tratamientos ambulatorios, en tanto que la Ciudad Hospitalaria funciona siempre en correlación con uno o más centros sanitarios”.

Se erradicó por completo el paludismo y enfermedades como sífilis y tuberculosis disminuyeron a niveles equiparables a países más desarrollados. Los argentinos debemos saber que el Servicio Nacional de Salud británico, considerado ejemplo de un sistema universal y público, data de 1949. Ya para entonces el sistema público de salud argentino superaba al británico, tanto en recursos aplicados como en resultados obtenidos.

Frente a quienes lo negaban y aún hoy lo niegan, escribió con amargura: “Si yo desaparezco, queda mi obra y queda la verdad sobre el esfuerzo donde dejé mi vida”. Aspiramos a que, en la necesaria restauración de los paradigmas que tanto necesita nuestra querida Argentina al comienzo del siglo XXI, los miles de jóvenes que abrazan cada año la vocación por la medicina quieran seguir su ejemplo. Carrillo nunca postuló al Premio Nobel de Medicina, pero por su obra gigantesca y la dimensión de su humanismo ilimitado, está merecidamente en el nivel de nuestros Nóbeles.

El autor es docente universitario, comunicador e historiador. Integra la Comisión de Homenaje al doctor Ramón Carrillo.

 

Otros datos de la vida de Ramón Carrillo

El Dr. Ramón Carrillo produjo entre 1930 y 1945 valiosas investigaciones originales sobre las células cerebrales que no son neuronas, denominadas neuroglía, y los métodos para teñirlas y observarlas al microscopio, .

En ese periodo aportó nuevas técnicas de diagnóstico neurológico  que por carencia en la época de medios electrónicos no pudo integrar la computación, pero fue precursora de lo que hoy se conoce como tomografía computada.

A los treinta y seis años de edad (1942) ganó por concurso el cargo de Profesor Titular de Neurocirugía de la Universidad de Buenos Aires. No obstante, en brusco viraje profesional, abandonó su brillantísima carrera como neurobiólogo y neurocirujano y renunció al prestigio y la tranquilidad que le podía brindar tal carrera para dedicarse al desarrollo de la medicina social (sanitarismo), desde donde podía realizar y concretar sus ideas sobre salud.

En 1946 decidió dedicarse a atacar las causas de las enfermedades desde el poder público a su alcance. Bajo una concepción ideológica que privilegiaba lo social sobre el lucro individual permitió avanzar en planos como la mortalidad infantil que del 90 por mil en 1943 bajó al 56 por mil en 1955. En tanto que la tuberculosis de 130 cada cien mil en 1946 a 36 cada cien mil en 1951.1

Así se convirtió luego en el primer ministro de Salud Pública que tuvo la Argentina. Por ocho años desarrolló una innovadora y muy valiosa labor, renunció en julio de 1954.

Al frente de la Secretaría de Salud llevó a cabo una campaña exitosa para erradicar el paludismo, dirigida por los doctores Carlos Alberto Alvarado y Héctor Argentino Coll; la creación de EMESTA, primera fábrica nacional de medicamentos; y el apoyo a los laboratorios nacionales por medio de incentivos económicos para que los remedios estuviesen disponibles para toda la población.Durante su gestión se inauguraron casi quinientos nuevos establecimientos sanitarios y hospitales.

Tras instalarse en el poder la dictadura autodenominada Revolución Libertadora debió permanecer exiliado fuera del país. Se lo acusó de peronista y se impuso interdicción a dos departamentos que tenía y se confiscaron sus cuadros y sus libros. Exiliado, enfermo (hipertensión mal atendida), políticamente perseguido (el gobierno argentino de facto de Pedro Eugenio Aramburu presentó ante el de Brasil una protesta por prestársele a Carrillo ayuda médica, calificándolo de “prófugo”; sus libros y cuadros en Buenos Aires fueron saqueados) y tras padecer con su familia grave pobreza, falleció en Belem do Pará, Brasil, el 20 de diciembre de 1956.

Las grandes estructuras de varios hospitales que comenzó a construir durante su gestión fueron abandonadas tras el derrocamiento de Juan Domingo Perón y nunca fueron habilitadas, muchas fueron derribadas o abandonadas al asociarlas al peronismo, como ejemplo de ello El Elefante Blanco tenía como objetivo ser el hospital más grande de toda Latinoamérica

En 2005 su hermano Arturo Carrillo, sin ningún subsidio oficial, logró terminar de producir un libro que exponía la magnitud de sus logros y sacrificios.

Ello desencadenó que el 9 de diciembre de 2005 el gobierno argentino decretara a 2006 “Año de homenaje a Ramón Carrillo”, produciéndose numerosos actos de desagravio y volviéndose a publicar las ideas de medicina social que guiaron su labor.