GRP 86 | Diciembre de 2013

Turismo en La Paz

Imprimir
PDF
La Paz, paraje antiguo, camino con arboledas y Almacenes. Siempre fue lindo pasar por La Paz pero ahora lo es más porque los almacenes reabrieron, las calles están iluminadas y en cada restorante campero se junta la gente a comer y conversar como en el tiempo de antes.

Se acuerdan de la broma local que decía que Roque Pérez tenía todo porque tenía La Paz, La Gloria y el Descanso! Bueno ahora también tenemos circuito turístico!

Es el “Circuito Turístico Gastronómico La Paz” que ya está funcionando y que incluye en la bajada de la ruta 205 al paraje, el Almacén de Ramos Generales La Paz y su antigua pulpería de la familia Gómez y unos pocos km más adelante los almacenes  “La Paz Chica” de Nelly Parenti, “Don Julio” de Daniela y Gabriela Zucotti, “San Francisco” de Ruben Ruzzi y el Cine Club Colón, una joya restaurada por los vecinos y el municipio.

El Cine Colón fue reinaugurado el 22 de noviembre pasado. Era un viejo anhelo de los vecinos, un sueño. Como muestra de ese interés por la recuperación del lugar, los alumnos de la Escuela Secundaria Nº 2 del Paraje El Arbolito venían realizando un proyecto escolar llamado “Revalorizando nuestro pasado: Cine Club Colón”.

Cuando en junio de 2013 los vecinos fueron convocados por los funcionarios municipales creyeron que era otra vez una promesa sin fin. Pero enseguida se unieron tras el objetivo y en apenas cuatro meses levantaron una obra hermosa que ahora es un faro para el circuito turístico de La Paz.

La Secretaria de Coordinación y Gestión del municipio Graciana Uruslepo a trabajado mucho junto a otros funcionarios, trabajadores municipales y cooperativistas y vecinos en esta misión. Cuando la entrevistamos no paraba de contar proyectos, muchos realizados en poco tiempo y otros por venir.

Según cuenta esto comenzó en la campaña política cuando para incluir las acciones de turismo en la plataforma visitaron la Paz Chica y la Estancia La Dulce y se enteraron del interés de los vecinos en recuperar el Cine Club Colón.

“Entonces buscamos programas de la Provincia y de Nación orientados al turismo en municipios -explica Graciana Uruslepo-. La idea es posicionar a Roque Pérez con una oferta más. No tenemos montañas! pero tenemos cursos de agua y otras cosas de interés. Tenemos muchas historias para ofrecer. El Paraje La Paz fue el comienzo de la población de Roque Pérez. En la Paz Chica había un terreno donde se iba a construir la comisaría y enfrente otro terreno para la iglesia. En la Paz está la estafeta postal. Después el tren pasó por Roque Pérez y la historia cambió”.

“Nosotros no tenemos una laguna donde asistan 2 mil personas por fin de semana reconoce Graciana-. Apuntamos a otra cosa. Queremos mostrar un pueblo diferente. Nuestro fuerte es el Rancho de Perón. La gente no sabe la cantidad de gente que viene a ver el rancho y se queda fascinada con Roque Pérez y sus parques y flores. Muchos matrimonios salen a comer y visitan el museo de Lobos y Rancho de Perón en Roque Pérez y se emocionan”.

El municipio pidió asesoramiento a la Secretaria de Turismo de la provincia. Los técnicos recorrieron todo el partido, La Paz, Forastieri, El Descanso, Carlos Begueríe.

“La devolución que ellos nos hicieron –dice Graciana- fue que por la ruta 205, por el potencial turístico y la historia a desarrollar la zona recomendada para trabajar es la zona de La Paz y La Paz Chica. Entonces seguimos trabajando porque ya desde el 24 de junio de 2011 veníamos realizando la cabalgata al Almacén La Paz que ya quedó como algo tradicional y se realiza todos los años. En eso estamos trabajando con Los baguales y Ricardo Pesce y con Julián Gómez del Almacén La Paz”.

“Después logramos que la gente de Patrimonio Histórico viniera a recorrer estos lugares para ver como se podían poner en valor el Almacén La Paz y el Cine Colón –cuenta Graciana-. Ellos dicen que el Almacén La Paz sería el único en la provincia de Buenos Aires que nunca fue cerrado desde que abrió en 1832 la pulpería y en 1859 el Almacén. Esto es muy importante”.

“La gente de Patrimonio dice que tenemos mucho potencial porque en esta zona hay mucha historia por la estancia de José Roque Pérez, en la que estuvo Sarmiento, hay zona de quintas, hay arándanos, hay buenos suelos y caminos que permiten entrar igual si llueve”.

El municipio acudió a los talleres del Programa Abriendo Tranqueras. “Fuimos con Alejandra Tessi, ellos nos asesoraron y nos hicieron ver que teníamos todo para hacer un circuito turístico pero necesitamos el compromiso de la gente del lugar porque si vos no querés abrir la puerta de tu rancho o almacén nada se podría hacer aunque el Estado pueda llegar con muchas cosas”.

“Por eso empezamos a trabajar con los vecinos -cuenta Graciana-. Y Nelly Parenti nos dijo que ella ponía su casa a disposición para hacer una reunión para llamar a los vecinos porque su sueño era ver el Cine Colón recuperado. En mayo de 2013 hicimos la primera reunión y cuando llegamos la sorpresa fue que había 20 autos. La gente nos contó la historia del lugar y fue muy emocionante”.

“Las condiciones del Cine Colon eran terribles. Había gallinas, lechones, se guardaban bolsas de cereales dentro. Cuando abrimos las puertas del Club para recuperarlo la gente se acercaba, recordaba y lloraba” recuerda Graciana.

“En la segunda reunión había más gente y propusimos un plan de acción. Habíamos empezado a poner la iluminación en los parajes y la gente empezó a creer. Nos comprometimos a pagar las obras más caras como el cambio del techo y la gente se organizó y empezó a buscar donaciones. La gente colaboró muchísimo, donó ladrillos, materiales, de todo. Genacio nos hizo todas las aberturas trabajando ad honorem y usando pinotea que nos había quedado de los galpones del ferrocarril -cuenta Graciana-. Cuando la gente empezó a escuchar los martillazos en el techo no lo podía creer, el sueño se estaba haciendo realidad”.

La provincia de Bs. As. tiene un programa llamado pueblos turísticos para pueblos de menos de 3 mil habitantes. Son solo 16 pueblos incluidos. “Nosotros estamos peleando para que La Paz sea el pueblo 17 –se entusiasma Graciana-. Esto implicaría beneficios como créditos a los vecinos y sobre todo la publicidad que hace la provincia. Uribelarrea y Tomás Yofre son los mas avanzados y desarrollados. Nosotros recién estamos comenzando. Nosotros tenemos que prepararnos y  recibir y atender bien la gente. Incluso viene gente de afuera. Hay todo un público que sale a comer y conocer los lugares de campo”.

La idea es que la gente después de comer en el paraje La Paz y La Paz chica pueda entrar al Cine Colón y ver una muestra de fotos o un espectáculo, andar en bicicleta o en carruajes.

Hay varias acciones en curso y previstas: Señalización en todo el circuito de La Paz, cartelería sobre ruta 30, armar una agenda de espectáculos, un ejemplo es el estreno de la película de Roque Pérez en el Cine Colón. Hay tratativas con la zona de las quintas y con el Centro de Educación Agraria para ofrecer productos de la zona. Podría sumarse la zona de arándanos, hay dos nuevos lugares que van a abrir otras propuestas gastronómicas y otros lugares de interés como la estancia de Coltrinari, la estancia la Carolina que podrían sumarse en una segunda etapa.

Se están realizando los cursos del CENOC de Nación sobre historia a cargo de Alejandra Tagliafico y otro de Turismo a cargo de Lía Mac Cormick. Y dos cursos sobre gastronomía y Marketing para los emprendedores turísticos.

Se recibirán contingentes de PAMI que visitan el Rancho de Perón, los galpones del ferrocarril y luego van a La Paz.

“Todo se retroalimenta –explica Graciana-. Esto es Economía social. Hay mucha gente que esta alquilando su casa en Roque Pérez y está trabajando todos los fines de semana. El Circuito El Orejano está trayendo a Roque Pérez más de mil personas todos los fines de semana que busca donde comer y donde dormir. Por eso queremos poner una carpa en el Orejano para promocionar la oferta turística y de servicios de Roque Pérez”.

“La idea es que los vecinos se contagien y participen –afirma Graciana-. Ahora sumamos el Circuito La Paz. Buscamos que el beneficio del turismo sea para todos”.

El Cine Colón


Pepe Guidobono recordó los viejos tiempos del Cine Club Colón

Para conocer cómo fue el Cine Colón en sus años de apogeo y la vida en el paraje recurrimos a José Pepe Guidobono un vecino de La Paz Chica.

“Soy de La Paz Chica de siempre, uno de los poco que voy quedando de aquella época -se presenta Pepe Guidobono-. La Paz Chica era uno de los parajes más importantes por la gente que había. Existían tres almacenes -recuerda Guidobono-, el de Aprilanti, el de Del Negro (actual de Zucotti) y el de Ruzzi. Fijate como habrá sido importante que en 1957 vino un circo y se quedó dos meses. Entonces se hacía la matinée. Había un campeonato en el que participaban el Club El Colonial (Club del Almacén de Furiasse llamado Los Ocho Hermanos) el Club La Victoria, el Club San Pedro de La Paz Grande y dos clubes de Salvador María”.

“En la Paz Grande junto a la cancha de paleta había un salón donde se hacían bailes y se daba cine también -cuenta Guidobono-. Yo empecé a ver el cine cuando comencé a ir a la Escuela 19 que se abrió en el año 1950. Veíamos el afiche con Luis Sandrini dibujado con la cabeza grande y el cuerpo chico. Nos parecía que era un muñeco pero después en el cine entendimos que el cuerpo era parejo, que era un actor.  Nosotros en el campo hasta ir a la escuela no sabíamos nada, no teníamos radio, no conocíamos las revistas”. “En el 58 –recuerda Pepe- se empezó a comprar aparatos de radio porque daban el radioteatro de Juan Moreira con Osvaldo Miranda. Yo vi la película de Juan Moreira que dirigió Fernando Ochoa en el Cine Colón cuando tenía 7 años, había gente parada al lado de la pantalla!”.

“En el paraje eran todos inmigrantes, casi todos italianos –cuenta Guidobono que es nieto de un genovés-. Casi todos tenían 35 a 40 hectáreas. El que tenía 100 hectáreas era rico. Todos se casaban entre vecinos”.

“La gente trabajaba con el arado hasta las 4 y después iban al almacén –recuerda Pepe-. Se jugaba mucho al fútbol. Había grandes jugadores.  Se compraba toda la mercadería, La Paz Chica era una romería, muchísima gente. Se viajaba en carro y en cada Almacén se paraba. Luego pasaba el colectivo, eso era muy importante para La Paz Chica. El colectivo lo tuvo Gergo, después Yunino”.

Según el municipio el cine era parte del antiguo Club la Victoria. En su estatuto decía que si el club cerraba el edificio pasaba a manos de la cooperadora de la escuela 19 del paraje La Paz Chica. Hay un expediente de 2008 en el que la Escuela acepta la cesión del Cine.

“En el Cine Colon -cuenta Guidobono- vimos las películas de El Gordo y el flaco, John Wayne,  Sandrini, Hugo del Carril y Tita Merello. Durante años venían los hermanos Abraham a dar cine con las películas que venían en tres rollos. También daban el informativo Sucesos Argentinos. Ponían un farol, y cuando lo apagaban se empezaba a escuchar el motorcito del Ford A para dar la película. Los chicos contentos!  En 1948 vino el radioteatro de Radio Mitre con la obra “El tropero de la muerte” de Odín Fleitas. Y vinieron los radioteatros de Humberto Lopardo “Pichirica” y el de Audón López  que hacía el personaje del Negro Faustino. Después que ellos vinieron se cerró el cine. Estuvo 20 años cerrado!  Yo soñé varias veces que el lugar se restauraba y veía gente dentro del cine. Y el sueño se hizo realidad” dice feliz José Guidobono, el vecino más bohemio y poeta de la Paz Chica.

Almacén La Paz

Julián Gómez de Almacén La Paz

El Almacén La Paz tiene la magia de los lugares antiguos. ¿Habrá pasado Juan Moreira con su temible daga de 80 cm por aquí? No lo sabemos pero si cuenta la vieja historia que la pulpería que aun existe en el lugar fue habilitada por Rosas en 1832 y desde 1859 funciona el Almacén de Ramos Generales que supo tener foso para proteger el lugar de los malones.

Durante muchos años la familia Gómez ha mantenido abiertas las puertas del viejo Almacén. Ahora Julián, Gisela y la flía Gómez se propusieron poner en valor el lugar y ofrecer picadas y espectáculos, sumándose a la propuesta de corredor turístico y gastronómico.

Años atrás una habitación se había organizado como museo. Allí pueden verse documentos, libros contables y muebles antiguos. Ahora otra habitación más grande se arregló con mucho gusto y artículos antiguos para pasar un buen momento saboreando fiambres y quesos de la zona.

“Servir picadas de campo era algo que teníamos en mente hace mucho tiempo y lo pudimos lograr, poder ver el almacén con movimiento de gente como hace muchos años atrás es muy emocionante. Queremos ir mejorando día a día, le vamos a poner muchas ganas y mucho corazón. Invitamos a que vengan a compartir con amigos o familiares un momento agradable en un lugar con mucha historia” dice Julián Gómez.

El salón acondicionado era uno de los depósitos. Allí estaban los toneles de vino. Hoy hay mesas y sillas para recibir al visitante pero en un recipiente de vidrio se pueden ver todas las tapas cónicas de aquellas barricas de madera. Afuera la arboleda añosa ofrece un aire fresco que se agradece y adentro en el mostrador se sirve la copita de ginebra o el refresco helado mientras los calendarios originales de Alpargatas con dibujos de Molina Campos nos hacen creer que vivimos otra época. “Estas igual” le  diría un paisano de antes si volviera en el tiempo a pasar con sus arreos por el Almacén.

Almacén La Paz Chica

Nelly Albanessi de Almacén La Paz Chica

En “Lo de Nelly” en el Almacén La Paz Chica hacen lechón, cordero o canelones o lasagnas. Nunca falta una empanada de entrada y un rico postre casero.

Hace muchos años está abierto el lugar y se da de comer, antes a cargo de Ariel Parenti y desde hace como veinte años atendido por Nelly Albanesi de Parenti.

“Mi padre era soltero cuando emigró de Italia a Lobos -cuenta Nelly sobre la historia familiar-. Y en el año 33 vino al Almacén de Ramos Generales de Pablo Raschia que fue el primero en la Paz Chica pero no existe en la actualidad porque se demolió. Después mi padre puso carnicería. Había mucha gente en el paraje, había una herrería, el destacamento de policía al lado del Cine Colón que estaba a cargo primero de Mariano Barrales y después de Miguel Etchenique que vino de Las Flores. Había un caminero que recorría los caminos. Había otro Almacén que era de Mariano Biondi. Pasaban los turcos, como el turco Mansur, vendiendo ropa en sulky o a pie con su valija. Teníamos cine, daban teatro y venían los circos. En el Almacén La Paz Chica había tres canchas de bochas y se llenaban”.

Nelly ha sido una de las impulsoras del circuito, por un lado soñando por otro pidiendo a la gestión municipal. “El sueño está realizado –dice Nelly sonriente-, todo lo que han hecho en tan poco tiempo, yo nunca lo hubiese creído. Lo pedimos tantas veces. Pero no se avanzaba. Había comenzado Elena Del Barrio con la feria franca”.

“Desde el municipio me ayudaron -cuenta Nelly-, yo compré pintura y madera pero el municipio puso mucha mano de obra y manteles por ejemplo. Yo no sé como agradecer”.

“El visitante nos felicita porque cambió todo. Yo estoy muy contenta, el Cine quedó muy lindo y creo que va a venir mucha gente. Viene gente a tomar mate, traen torta y usan las mesas bajo la arboleda. También vienen jubilados. Yo creo que el circuito turístico va a tener éxito” se entusiasma Nelly.

Almacén Don Julio

Daniela y Gabriela Zucotti nos reciben con las manos enharinadas. Están preparando los panes caseros que incluyen las picadas de su Almacén de campo.

Su papa Julio tuvo Almacén muchos años en La Paz Chica y hacía comida dos veces por semana. Cuando Julio falleció, el Almacén se alquiló pero más tarde sus puertas se cerraron. Parecían cerradas para siempre. Sin embargo no contaban que un circuito turístico y gastronómico podía florecer en su querido paraje natal.

“Nosotros usábamos el Almacén de galpón -cuenta Daniela- El Almacén estuvo seis años cerrado. Cuando Graciana Uruslepo nos propuso que lo reabriéramos, que empezáramos a fabricar dulces por ejemplo, en una semana nos decidimos y enseguida nos gustó la idea de hacer picadas”.

“Vino Viviana Coto y se encargó de la restauración del lugar que quedó hermoso y Lidia Horna nos enseñó la parte gastronómica –dice Daniela-. Entonces empezamos a hacer panes caseros, galletas de campo, escabeches, lengua a la vinagreta. También cocinamos cosas dulces para la tarde”.

“Aprendimos la elaboración de comidas y tenemos que aprender a atender a la gente. Empezamos ofreciendo picadas pero queremos incluir platos calientes también. Vamos de a poco pero tratamos de estar en todos los detalles -dice Gabriela Zucotti-. Estamos muy contentas”.

“Nosotras nos dedicábamos a los cerdos así que para nosotras esto es una salida laboral. Y lo podemos hacer en nuestra propia casa. Sobre todo el apoyo nos dio ánimo para empezar -dice Daniela-. Nosotros no nos imaginábamos que esto se podía lograr. Ya se había intentado recuperar el Cine pero todo quedaba en la nada”.

“Estaba muy venido abajo el cine y quedó hermoso y el Almacén nuestro quedó una belleza y mucho con cosas donadas -dice Gabriela-, la gente apoyó muchísimo.

Ojalá que lo que pudo hacer Uribelarrea lo podamos hacer nosotros en este circuito de La Paz y la Paz Chica”.

Las hermanas con ayuda de sus maridos ya están trabajando. Cuando se inauguró el Cine Colón el lugar se llenó. En el Almacén hay lugar para 35 personas y cuando vengan las noches lindas de verano piensan armar un living bajo las estrellas.

“La primera noche no teníamos reservas y abrimos igual –cuenta Daniela-. Y terminamos atendiendo dos mesas. Y el viernes de la inauguración del cine hubo más de 50 personas en el Almacén “. “Pasaron 100 personas en ese fin de semana -dice Gabriela-. A nosotros nos sirve y así empieza a funcionar el boca a boca”.

“Nosotras desde chicas atendíamos el Almacén de papa. En un tiempo había mucha gente en el campo –recuerda Daniela- y la gente compraba todo en el Almacén y se usaba la libreta de fiado. “Me acuerdo los torneos de baby fútbol de antes. Entonces ahora estamos reviviendo aquellas épocas, ver tanta gente y autos en La Paz Chica es emocionante” dice Gabriela y a las dos hermanas se les ilumina la cara.

Almacén San Francisco

Rubén Ruzzi y familia en el Almacén San Francisco

En la encrucijada de dos caminos está El Almacén San Francisco, testigo de un tiempo antiguo. Rubén Ruzzi y su esposa Marisa nos cuentan la historia del lugar y su nuevo restoran de campo.

“En el año 33 mi abuelo Cesar Ruzzi compró este campo y quería tener comercio -recuerda Rubén-. Y junto con los vecinos hicieron el rancho de barro y paja, se amasaba con los caballos y se hacían las paredes con chorizos de adobe”.

“Pijuan lo animó, le decía vos abrí el Almacén que yo voy con el camioncito y te lo surto”, cuenta Rubén mientras muestra los estantes de la parte de ferretería con cajones a más de dos metros de altura y una escalera angosta que servía para alcanzar la mercadería mas alta.

En la esquina había un surtidor de combustible a manija. El combustible subía a un tubo de vidrio y después por gravedad bajaba hasta el tanque del auto.

Mi abuelo era de Ancona –cuenta Rubén Ruzzi-. “Se vino por la guerra, todavía tenemos los dos baúles que trajo. Cuando llegó de Italia comenzó a trabajar en la Estancia San José (que fuera de José Roque Pérez) como parquero”. “En el 56 el Almacén lo continuaron trabajando mi padre Francisco y mi tío Ulderico. Y yo nací acá” dice Rubén como afirmándose en su tierra.

“En una caja fuerte encontré el acta de fundación del Club San Francisco que se formó en este Almacén en el año 1956 –nos relata Ruzzi-. En La Paz Chica existía el Club La Victoria, tres Almacenes con peluquería y vivía muchísima gente en el paraje. Los fines de semana los vecinos venían temprano a reservar la cancha de bochas. Venían los circos”.

“Estuvo diez años cerrado este Almacén, pero ahora remontó el campo y este proyecto nos da vida, ahora tenemos luz en la calle –reconoce feliz Marisa -. Esta noche debutamos como restaurante de campo. Queremos hacer cenas los viernes y sábados y almuerzo los domingos. Vamos a ofrecer asado y pastas caseras” se entusiasma Marisa y a los pocos minutos suena el celular y es alguien para reservar mesa.

“El municipio nos dio una gran mano. Nos ayudó con las mejoras del Almacén. Pintura, carpinterías, decoración. Ahora nosotros tenemos que saber llevarlo adelante –dice Ruzzi-. Esto, si Dios quiere tendría que ser otra fuente de trabajo  para nosotros porque acá son todos campos chicos y no alcanza con una sola actividad”.

El lugar sin duda tiene el encanto de los lugares antiguos.

“Hay gente que se queda enloquecida de encontrar algo así –nos cuenta Jorge-. Desde que faltó mi papá nosotros no tocamos ni vendimos nada. Tenemos la balanza de platos marca Trébol con sus pesas desde 5 kg hasta 20 grs, los mostradores, la vitrina, la fiambrera, está todo intacto”.

Jorge piensa recuperar la cancha de bochas, Marisa quiere abrir los días de semana. Se les nota el entusiasmo. “Estamos muy contentos y con muchas expectativas. El Cine quedó hermoso, se ha hecho un trabajo muy bueno. Es tan lindo que la gente del campo pueda seguir en el campo. En un momento fue muy difícil aguantar, como en el año 2000. Hoy podemos vivir en el campo. Tenemos cerdos y ahora reabrimos el Almacén San Francisco” dice Rubén rodeado de Marisa y sus dos hijas.

Salí a pasear!

Tengan en cuenta a la hora de salir que los almacenes de campo los esperan con sus comidas tradicionales y su historia. El próximo 4 de enero se realizará la noche de los Almacenes, será otra linda oportunidad para salir a comer y visitar y apoyar los Almacenes de campo de los distintos parajes de Roque Pérez que están brindando su magia, su historia y sus propuestas gastronómicas y sumando así más eslabones a la cadena de transmisión que puede configurar el turismo local.

El turismo es desafío y oportunidad. No es una industria de chimeneas más bien es economía social. Necesita propuestas y voluntades. Roque Pérez tiene el río Salado y la afluencia de pescadores, el rancho de Perón, las historias, la música y la danza, automovilismo y público tuerca, tranquilidad pueblerina, Almacenes de campo,  proximidad a Buenos Aires y sobre todo, gente con ganas de trabajar. Parece que algo se está gestando.