GRP 63 | Junio de 2009

La vuelta del ciclismo

Imprimir
PDF
Las exitosas competencias locales de Rural Bike y la participación de roqueperenses en categorías zonales son una muestra de que el deporte de las dos ruedas está vivito y coleando.

Largaron! El rural bike sigue creciendo.

Luego de un impasse de casi 20 años volvió el ciclismo. Y volvió con fuerza. Así lo demuestran los 130 niños y los 124 hombres y mujeres participantes en la carrera ciclística realizada en el circuito El Orejano en el mes de mayo. Y la gente no fue indiferente ya que alrededor de 800 personas siguieron las alternativas de las diferentes carreras y categorías.
Este fenómeno tiene muchas aristas positivas, desde la salud de los participantes hasta el aspecto social por el desarrollo del deporte entre niños y jóvenes y también es importante como actividad social y espectáculo gratuito al aire libre que ha sabido convocar a la familia, con su canasta con tortas y mates.
También el ciclismo constituye ahora una nueva demanda de bicicletas, cascos (es obligatorio en competencia), reparaciones, repuestos, indumentaria, que los comercios locales deben.
Esta actividad ciclística para el asombro, estrictamente local, parece haber regresado con signos de muy buena salud, por el entusiasmo que ha despertado entre competidores y público, porque está generando su propio semillero, porque lo apuntalan algunos ciclistas de la vieja escuela, porque también tiene participación competitiva de las mujeres que se volcaron en buen número a la actividad y por su buen nivel organizativo incluido el apoyo municipal y la formación reciente de una agrupación de ciclistas.
Queríamos desde estas páginas destacar este fenómeno, saludar para que siga creciendo y aprovechar a recordar otros momentos felices del ciclismo local que desarrollamos en nota aparte.
A partir de aquí dialogamos con algunos protagonistas de la organización del ciclismo local.

El regreso de la actividad

Leo Illescas y los hermanos Rubén y Daniel Outón en el podio.

Graciana Uruslepo, Directora de Deportes de la municipalidad nos relata cómo volvió el ciclismo: “Nos vino a ver Antonio Sabulé para hacer una carrera hasta Begueríe. Yo pensé que era una locura! Finalmente se hizo, corrieron 25 ciclistas y cuando llegaron los esperamos con chocolate y tortas. Como fue un éxito se hizo una segunda carrera, y nos acompañó a partir de allí Rubén Outón durante los últimos 4 años. A él le debemos todo porque el nos enseñó. El se encargaba de los circuitos, de las categorías y nosotros de la difusión, y el trabajo de los profesores de deportes, el acompañamiento de Hospital, Policía comunal, Inspector de tránsito y 20 banderilleros y de nuestra oficina la gente encargada de todo el trabajo de clasificación y de registro”.
Antes de aquella carrera de Begueríe, Rubén Outón venía sembrando y trabajando en la organización y a la vez compitiendo en distintas pruebas atléticas que incluían el ciclismo. “Yo empecé con maratón en 2003 – cuenta Rubén Outón- luego duatlón, triatlón y ciclismo en la época de gestión de deportes de Fabiana Crespi. Luego surgió el mountain bike. En 2005 me vino a ver Delvechio para organizar una carrera de ciclismo entre Roque Pérez y Carlos Begueríe. Y la hicimos con apoyo de Graciana Uruslepo y el área de deportes municipal. Así empezó todo. Con el duatlón varios ciclistas volvieron a la actividad y desde 2005 empezó a crecer fuerte el ciclismo”.
“Yo armaba las categorías –relata Rubén Outón-, diseñaba los circuitos y le presentaba la idea a Graciana Uruslepo porque sin ayuda del municipio esta actividad no se podría hacer. Y siempre tuvimos mucho apoyo. Tanto Fabiana Crespi como Graciana Uruslepo nos ayudaron muchísimo”.
La Directora de Deportes municipal y Rubén Outón defienden que el ciclismo sea exclusivamente local y creen que es una de las claves de este buen momento.
“Creo que si el ciclismo fuera regional –dice Graciana- habría muchos competidores locales que quizá no correrían porque lo hacen sobre todo para participar y hacer deporte”.

Rural bike
La bicicleta todo terreno (BTT) nació hace 25 años de la mano del californiano Mike Sinyard que tuvo la idea de crear una bicicleta más robusta para poder utilizarla fuera de la carretera. En Roque Pérez con estas bicicletas se desarrollan carreras en circuitos de tierra como El Orejano u otros trazados semiurbanos o rurales.
“Al comienzo se corría sobre circuitos largos, de ida y vuelta –explica Rubén Outón-. Pero en un circuito más cerrado se hacen más vueltas y a la gente le gusta mucho más porque ven toda la carrera”.


25 años después: Eduardo Leguizamón ganó cuatro carreras de pista en Lobos y se coronó campeón.


En la competencia ciclística de 2009 existen dos categorías. Una categoría más competitiva y una categoría promocional para los que están empezando. A su vez las categorías están divididas por edad, de 5 en 5 años.
“Desde el año pasado el ciclismo es muy importante –dice satisfecho Rubén-. Juntar más de 100 competidores en una categoría local (no regional) no existe en ningún otro lugar de la provincia. Yo anduve mucho compitiendo en la provincia y no lo vi en otro lado”.
“La actividad creció. Se hicieron – recuerda Graciana - cuatro carreras en 2007 y seis en 2008. Pero además se organizó una carrera donde un ciclista en actividad corría en equipo con otro ciclista debutante. Así pasamos de 30 a 60 ciclistas. Esto hizo que muchos se entusiasmaran y siguieran corriendo. En mayo pasado hubo 124 corredores adultos! Y 130 chicos!”
“Hay chicos que andan muy bien –asegura Rubén Outón-. Hay que ver si cuando crezcan van a seguir en el ciclismo. Y los más grandes corremos incluso en competiciones zonales, a veces con buenos resultados, pero igual ya somos todos bastantes mayores de edad, por eso lo hacemos sobre todo por nos gusta”.

Ciclismo de pista
Los ciclistas locales también retornaran a la especialidad madre, las carreas en bicicletas de ruta o pista. Así todos los sábados corren en Lobos con bicicleta de pista o de ruta en un óvalo de asfalto. El más joven es Ricardo Garino, de 12 años, anda muy bien y mejora día a día. En la categoría promocional corre Juan Carlos Vivas, Jorge Borges, Eduardo Leguizamón, Daniel Outón, Martín Zanirato y yo. Y en la categoría Veteranos corre Mario Demichelis. Este año fue campeón Eduardo Leguizamón. Ganó cuatro carreras sobre 8 fechas.
“Eduardo y Juan Carlos Vivas –explica Rubén Outón- son los que levantan en el embalaje y nosotros ayudamos en lo que podemos. Eduardo es muy buen embalador. Además tanto Eduardo como Juan Carlos corren en la categoría libre y han llegado en el puesto 4 y 5to. Y eso que el mismo día corren en la promocional”.
“Este año pudimos armar por primera vez equipo de ciclismo para las olimpiadas cuenca del Salado –explica entusiasmada Graciana-. Lo integraron Demichelis, Vivas y Leguizamón. La carrera fue emocionante, tuvo una hora de duración. Eduardo Leguizamón llegó en el cuarto puesto, detrás de un equipo de ciclistas de Las Flores campeones panamericanos, americanos y nacionales. Para nosotros fue muy importante”.

Cómo sigue la historia
En el aspecto competitivo las carreras cada vez se plantean más reñidas y con nuevos animadores. “Este año – cuenta Rubén Outón- los que se están destacando en Rural Bike son Leguizamón y Vivas. Así que ahora el desafío es alcanzarlos a ellos. Pero para el que organiza todos los puestos y los ciclistas son importantes porque la carrera se hace entre todos y el esfuerzo es el mismo para todos”.
En el aspecto institucional y organizativo el crecimiento constituye la mejor noticia y a la vez un desafío cada vez más exigente. Por eso Uruslepo contaba que el área de Deportes estimuló la creación de la Agrupación de ciclistas para apoyar a la actividad.
“Para que el ciclismo continúe creciendo se necesita trabajo y dinero –asegura Rubén-. Ahora hay chicos con ideas nuevas y todo sirve. Lo importante es que el ciclismo no se detenga”.
“Estamos apuntando al proyecto de las 33 hectáreas –cuenta Graciana-. Nuestro sueño es tener allí un circuito para chicos y uno para grandes. Hacer sectores de baño, eso está pensado para la primera etapa”.
Hoy el ciclismo ha crecido tanto que las llegadas se están filmando. Un proyecto que existe es poner chips en las bicicletas y trabajar con un programa informático para facilitar todo el trabajo de clasificación que muchísimo.

Mario Demichelis Campeón 2008 en categoría de 53 a 58 años y Campeón en la general!


No es fácil que una actividad que había desaparecido resurja. ¿Por qué ha sido este éxito? “Una vez que vos te subís a la bici -dice Graciana- no te bajas porque te cuesta menos que correr a pie. Siempre ponemos el acento en lo saludable de la actividad. Ahora estamos apuntando al semillero y nuestro método de trabajo es mencionar a todo los que intervienen, no importa el puesto y todos reciben el mismo premio”.
Otra respuesta seguramente está en el ciclismo mismo, en la pasión que se despierta en cada uno que se para en los pedales y va para adelante con el viento en la cara. Cómo dice Rubén Outón “haciendo ciclismo te sentís muy bien y estás entre amigos. Esto es una forma de vida”.
Mario Demichelis fue campeón de la general en 2008 y también es vicepresidente de la Agrupación de Ciclistas. A los que están pensando si se meten en el ciclismo les dice: “Que no esperen más. Que se animen ya mismo. Yo estoy feliz de ver gente que no había hecho deporte y hoy están haciendo ciclismo. Creo que es lo más lindo que les puede suceder. El ciclismo es un deporte muy sano, no produce lesiones y lo podés hacer a cualquier edad. El que está indeciso que no lo piense más y se arrime”.
Lo cierto es que sea con rodado ancho y bici robusta, sea con finos tubos y bicicletas ligeras, el ciclismo vuelve a los caminos y los roqueperenses vuelven al ciclismo.
Campeones 2008

Categoría 89-91:
Campeón Lucas Aguilera
Categoría Sub 23: Campeón Gregorio Irazábal
Categoría 78-83: Campeón Fabricio Pisani
Categoría 73-77: Campeón Juan Carlos Vivas
Categoría 68-72: Campeón Rubén Outón
Categoría 63-67: Campeón Daniel Outón
Categoría 58-62: Campeón Roberto López
Categoría 53-57: Campeón Mario Demichelis
Categoría 47 y años anteriores: Campeón Juan Pablo Illescas
General: Campeón Mario Demichelis
Damas 35 años: Campeona Natalia Abraham

80 años pedaleando

Imprimir
PDF
Un viaje por 80 años de ciclismo roqueperense. Desde las carreras en medio de los arenales hasta los circuitos callejeros. Desde Angel Maucione hasta el rural bike actual.

Maucione no pudo contra Cicarella, pero luego en 1937 ganó la Doble Lobos sobre 70 Km. en 2 horas y 45 minutos.


Recuerdos y testimonios, fotos y anécdotas. Ajústense las punteras, pasen y vean…

Años 20 a 40
En 1928, cuando los Saavedra ya marcaban el inicio del ciclismo competitivo nacional, en Roque Pérez se realizaba una carrera que fue ganada por Rodolfo Stronchek, seguido por José Bianchi, José Ferro y Luis Scotti.
En la obra de recopilación de Machiaroli es la primera carrera consignada por los diarios de época. En mayo de 1929 Angel Maucione y Rodolfo Stronchek conquistaron el 1er y 2do puesto en la carrera Lobos – Chacras – Lobos de 30 km.
En octubre del mismo año se realizó una carrera en la plaza de Roque Pérez. Fueron 60 vueltas y el ganador con 28 minutos y 47 segundos fue Angel Maucione, seguido por Alfredo Colman y Luis Scotti. Participaron y abandonaron José Villegas y José Ferro.
En 1929 se había constituido el Club Ciclista Roque Pérez. Su presidente era Vicente Martelli secundado por Rodolfo Stronchek, Augusto Barteik, Angel Maucione, Carlos W. Mansilla, Oscar Del Barrio, Raúl Frechero y Angel Graciano entre otros.
En los años 30 siguió brillando en las competencias locales y zonales Angel Maucione.
En1935 se realizó una gran carrera con la participación del entonces campeón Argentino de segunda categoría Carlos Cicarella y Angel Maucione. En la prueba de 100 vueltas alrededor de la plaza también participaron ciclistas de Saladillo y de Las Heras. Cicarella finalmente triunfó con un tiempo de 49 minutos y 8 segundos y Maucione fue segundo a 42 segundos.


Juan Pablo Illescas, Fioretti, Negro Suárez, Atilio Amico y Nene Lazero.



En 1936 Mancione ganó las cien vueltas a la plaza Mitre a Cabrera de Saladillo por cuatro vueltas de ventaja.
También corrían por entonces en 1ra. o 2da. categoría Vicente Martelli, Juan y José Martucci, Tono Goñi, Domingo Gherbi, Juan Carlos Borsa, Toto Orueta, Lucaroni, Domingo Rocha, Ricardo Manzini, Juan Vital, Guillermo Alvares Sierra y Chichí Badde, entre otros.
“En los años 30 y 40 –recuerda Atilio Amico- corrían Mancione, Nartayo y Tono Goñi. Luego reapareció el ciclismo con Abel Illescas. Eso fue en el 45 o 46. El puso su bicicletería en la calle Homero Fernández, casi enfrente a la laguna de Ratto. Empezamos a correr unos cuantos: Los García que eran tamberos, Julio, Gumercindo, Plácido y Celestino. Corría Rulo Arruti, Lalo Rocha, mis hermanos Federico, Carlos y Coco, Picha Caro y Bochada Caro. El Negro Suárez, Alfredo Héctor, Sétimo Moreno, Day, Lacero, Ugalde, Lorenzo “Cacho” Del Barrio. Algunos años después también corrieron Pepón Albanesi y Luis Martedi”.
En 1948 en la pista de Atlético en 1ra. categoría fue ganador Abel Illescas y fue la revelación Atilio Amico que ganó la 2da. categoría y quedó segundo en la general. Lo siguieron Pedro Amico, Celestino y Julio García.


Años 40: Carlos y Federico Amico de viaje por la provincia.



Abel Illescas corrió muchas carreras y dio impulso al ciclismo



“Picha” Caro en sus inicios como ciclista en 1948. Luego de más 30 años alcanzó 40 primeros puestos y 20 segundos puestos en carreras ciclistas.


“Ibamos a correr a todas partes -cuenta Carlos Amico-. Siempre nos seguían como treinta personas. A Lobos íbamos en tren. Había un entusiasmo loco!
Nosotros corrimos entre el 47 y el 51”. “Después dejamos de correr por el trabajo en el campo y en el reparto de la carne –continúa Atilio Amico-. Se nos ponía re difícil porque no podíamos entrenar. Una vez teníamos que correr en Lobos. Salimos Federico y yo de casa pero estábamos tan cansados que nos paramos como para volver. Al final fuimos igual y ese día yo salí primero en la general! y Federico salió 4to. y ganó en segunda categoría!. Cuando venía Basso de Lobos nos solía ganar pero cuando íbamos a Lobos ganábamos nosotros!”.
Por entonces se destacaba Julio García que en la carrera doble Saladillo - Roque Pérez, le ganó a Basso de Lobos, a los hermanos Claverí, los Lacunza, Frontalini de Saladillo y Masagué de 25 de Mayo. También Atilio y Federico Amico ganaban carreras en Lobos y en Roque Pérez.
“Corrí en 25 de Mayo en la pista del Club Alumni –recuerda Atilio Amico-. Largaron 36 ciclistas. Eran 100 vueltas y Masagué de 25 de Mayo ganó los diez embalajes. No le pude ganar ni uno. Pero ese día llegué segundo y creo que fue mi mejor carrera”.
También se corría en el campo. “Pude ganar en los años 50 la Doble Larre –recuerda Héctor “Bochada” Caro-. Tardé 1 hora 3 minutos de ida y hora de vuelta. Eran unos arenales terribles”. “Cuando Bochada ganó la Doble Larre –cuenta Atilio Amico- yo tenía la bicicleta Bartali con tubo fino y Bochada me c... a pelotazos. Yo salí tercero y el segundo fue Sétimo Moreno. Ibamos por arriba, por los caminos angostitos que hacían las vacas y Moreno para pasarme me gritaba de atrás: Cancha! Cancha!”
“Otra vez corrimos en el cuartel 6to –continua Atilio-. En lo Roteta habían hecho un circuito medio rectangular! Por un lado corríamos los Amico y por el otro los Caro y los García. Nosotros nos vestíamos de amarillo y ellos de rojo. Resulta que mi hermano Carlos se dejó sacar una vuelta y se le ponía adelante a los Caro para retrasarlos. Todos nos íbamos cayendo por la arena suelta. Se armó una trifulca terrible! Y en el 6to. no se corrió nunca más!”

Años 50
A partir de los años 50 comenzarían a descollar Picha Caro y José María Illescas (conocido como el Negro Suárez). “Picha andaba muy bien en la definición –cuenta Atilio Amico-, si llegaba con el pelotón de arriba era peligrosísimo. Era muy buen embalador. Con Federico (Amico) se sacaban las tiras los dos. Y luego de veterano Picha siguió ganando muchas carreras. Para mí Picha Caro fue el deportista más completo: hizo ciclismo, básquet, fútbol, pelota a paleta. Y todo lo hizo bien”.
“Yo tenía que entrenar –cuenta Bochada Caro- pero Picha corría así nomás! El que era muy bueno era el Negro Suárez! Si te sacaba diez metros te costaba sangre volver acercarte!
“Suárez trabajaba en Cañuelas, en el campo juntando maíz –recuerda Jorge Caro-. Iba todos los días desde Roque Pérez a trabajar en bicicleta y ese era su entrenamiento”.
“El Negro Suárez era muy bueno -agrega Carlos Amico-. En ruta no había con que darle, no le ganaba nadie. En camino de tierra no te podés chupar y el se escapaba y se escapaba”.
“En los años 50 corríamos con boina de vasco, de alpargatas y medias de 40 centavos –cuenta Juan Pablo Illescas-. Me acuerdo que Burgos de Saladillo cuando llegaba en carrera a los tamariscos desarmaba y giraba la rueda para usar un piñón mas grande y poder atravesar los arenales”.
En 1950 Héctor “Bochada” Caro, Polo Carril, Paco Abraham y José “Pepe” Rocha intentaron quebrar el record de permanencia sobre bicicleta. Entonces la marca alcanzada por un ciclista en el Chaco era de 89 horas y media. La prueba se realizó sobre la plaza Mitre y uno a uno fueron abandonando pero el que más cerca estuvo fue Caro que alcanzó las 86 horas!


Año 1952: “Lalo” Rocha, “Coco” Isoardi y el Vasco Echeverría.



Moreno, Ugalde, Lazero, Martedi y Thea en el circuito de Atlético.



1954: Coco Isoardi compitiendo en una carrera provincial en Tandil.


“Una vez fuimos a Navarro, en el 49 o 50 –recuerda Atilio Amico-. En 2da. corría Alfredo Héctor. La carrera la transmitía por micrófono un cura. Alfredo se cae y abandona. Entonces el cura le pregunta: m´hijo que hubiese pasado si no te caías. “Y, hubiese ganado!” decía Alfredo y mientras hablaban pasó un ciclista y Alfredo gritaba por el micrófono “Vé, ese es el hijo de p.... que me volteó!” -cuenta Atilio y larga la carcajada-.
En el 52 hubo una gran carrera. La organizó el Club Atlético alrededor de la cancha de fútbol. Entonces los ciclistas locales iban a entrenar de noche, en invierno. En el circuito se ponían soles de noche. Corrían los locales y también ciclistas de Lobos, Saladillo y un equipo de Lomas de Zamora donde corría Abramovich. Eran 100 vueltas. En los embalajes Picha Caro anduvo prendido. Cuando faltaba media vuelta para el final Abramovich que venía 4to se abrió por afuera y Picha que venía 3ro. Se metió por adentro. Llegaron tan juntos a la línea final que Picha ganó con un golpe de puño. Fue memorable y a Picha lo sacaron en andas.
En aquellos años Picha ganó muchas carreras en Roque Pérez y la zona, en Lobos, en Monte.
“Un día mi padre no lo dejaba ir a correr a Monte –recuerda Jorge Caro-. Mi padre tenía un Ford A con el que hacía de taxi. Volviendo en el Ford A de Begueríe se cruzó con una gente y preguntó quien había ganado en Monte. Ganó un tal Caro! le dijeron”.
En Buenos Aires corrió con el Indio Vázquez que era Campeón panamericano. Vázquez ganó el primer premio que era un Mercedez Benz y Picha entró 18º en una carrera con muy buenos ciclistas. En Saladillo “Picha” corrió las 100 vueltas a la calle Rivadavia. Lo acompañó la barra del Taquito. La carrera se largó a las 8 de la mañana y hacía un frío terrible. Y Picha llegó 2do. A la tarde jugó al fútbol para Sportivo en 25 de Mayo y metió dos goles. En la tribuna estaba el que había ganado en Saladillo y no lo podía creer.
“La mejor carrera de mi hermano –cuenta Illescas refiriéndose al Negro Suárez- fue creo en el 55. El usaba la camiseta que decía “El veloz”. Abel Illescas le regaló una bicicleta Legnano y cuando tuvo que ir a correr le dio 100 pesos. En el Bar Mitre los amigos hicieron una vaquita y le dieron 100 pesos más. Entonces se entrenaba en la Mitre, desde el paso a nivel de Mesina hasta lo Cova y la policía siempre nos corría. La carrera fue de 25 de Mayo a Saladillo, ida y vuelta. El Negro le sacó nueve minutos a Masagué de 25 de Mayo que era muy bueno.”.
En la década del 50 siguieron sumándose ciclistas locales. Uno de ellos fue Abel “Coco” Isoardi. En 1954 se corrió en Azul el campeonato provincial amateurs. Coco alcanzó el 5to puesto. En el mismo año el Automovil Club local organizó una carera a 20 vueltas. Hubo 18 inscriptos. Fue Ganador Picha Caro, seguido por Dalto de Lobos y Abel Illescas de Roque Pérez.
“En una carrera de 2da. categoría –recuerda Coco Isoardi- yo estaba por ganar cuando miré para atrás a ver si venía alguien. Miré por la izquierda y no me di cuenta que por la derecha me estaba pasando Luis Martedi. Y me ganó la carrera!

Años 60
“En el año 60 yo organicé carreras de bicicletas en la calle Tarigo –cuenta Coco Isoardi-, desde frente a mi bicicletería hasta la plazoleta San Martín. Rubén Marquini me ayudaba en la organización. Entonces corría López, Cachanovsky y Jorge Caro entre otros. López y Jorge Caro solían ganar aquellas carreras”.

Años 70
Ya en los años 70 se iban a agregar nuevos ciclistas. Hubo carreras de ciclismo desde el 72 hasta el 78. Corría Abelito Illescas, Fernández, Mario Demichelis, Cuqui Fanuchi, entre otros. Las organizaba el Club Atlético y corrían alrededor de la manzana de la sede de calle Belgrano.
“Para empezar en 1972 –recuerda Mario Demichelis-, Coco Isoardi me prestó una bicicleta de competición. Corría Picha Caro que era grande pero era candidato. También corría el Cuqui Fanuchi, Kako Rodríguez, Tito Peralta y varios más”.
En 1974 se hizo un campeonato. En Atlético se hizo una carrera australiana. Al final quedaron Picha Caro y Demichelis y ganó Picha. Se hicieron dos carreras de 25 km que ganó Demichelis. Y se hizo una carrera de 300 mts. con partida detenida, desde la esquina de Rebón hasta la farmacia de Grande en calle Berro. “Si yo salía 2do en la final me alcanzaba para salir campeón – recuerda Demichelis-. Pero llegué tercero después de Birochio y fue campeón Picha”.


Picha en 1974 ganando el campeonato de velocidad en Roque Pérez, seguido por Biroccio y Demichelis.



Leo Illescas ganador en Ezeiza.



Keko Rodriguez ganador en 25 de Mayo.


Años 80
“Se empezó –recuerda Leo Illescas- por ejemplo en categorías infantiles en bicicletas de paseo. Se corría alrededor de la plaza. Luego se fueron cambiando por las de carrera y los padres de los chicos buscaron un reglamento. En la organización estaba Héctor Cornale, Miguel Natero, Martincho Irazusta, China Rocha, Abel Illescas, Yoli Leguizamón, entre otros. Estaba Coco Grande en el municipio y él le dio mucho empuje al ciclismo”
Entonces- relata Leo Illescas- corrían Eduardo Leguizamón, Keko Rodríguez, Juani Del Barrio, Néstor Alvarez, Roly Casanovas, Cristian Barrales, Mosqueira, Carlos Pedro Santiago, Alejandro Furiase, Bugui Leguizamón. También corrían muchachos más grandes como Pelaca Thea, Titino Garavento, Mario Demichelis, Omar Birochio. Llegamos a ser 33 chicos y viajábamos con Coto en el colectivo municipal por toda la provincia”.
En 1982 Keko Rodríguez obtuvo en su categoría de12 años, el subcampeonato Argentino de Pista que se disputó en una carrera en Tucumán. En 1983 corrió una carrera en Tandil. Al final del recorrido había 100 metros de pendiente pronunciada, una curva y luego la llegada. Cuando llegaron al “tobogán” Keko venía atrás del pelotón. Se lanzó en velocidad pasando a todos los ciclistas! “Pero después había que doblar!! –recuerda Keko- Lo hizo pero rodando los tubos contra el cordón y casi cayéndose. La carrera la ganó pero los competidores le gritaban furiosos “No querés ni a tu madre! Aquel día también compitieron en otras categorías Cristian Barrales, Leo Couture y Gastón Natero que también tendrían carreras destacadas.
En 1983 Juan Del Barrio ganó el campeonato Argentino en la categoría de 13 y 14 años, en una carrera disputada en 25 de Mayo. Del mismo grupo, Eduardo Leguizamón y Keko Rodríguez eran muy buenos embaladores. Con un año más, Leo Illescas también ganaba carreras en distintos lugares de la provincia y el conurbano. Siempre se regresaba a los bocinazos con algún trofeo. Por entonces Biroccio fue campeón de la promocional en Burzaco y Leo Illescas subcampeón.
“Nosotros sabíamos –recuerda Leo Illescas- que adonde iba el grupo de ciclistas de Roque Pérez nos podíamos traer algún título. Corríamos todos los domingos. Salíamos de Roque Pérez a las cinco de la mañana, íbamos tomando café, era toda una movida y la pasábamos muy bien”.
“En época de Coco Grande en la intendencia se organizó una carrera de federados en la que corrió Alexandre y el equipo Olmos completo-recuerda Jorge Caro-. Aquella vez Alexandre ganó varios embalajes y Moyano de Saladillo se quedó con la carrera. El último embalaje Alexandre se paró en los pedales en la Farmacia Argentina y empezó a pasar ciclistas. Sólo se le veía el lomo. Nunca vi algo tan impresionante! A la mañana se había realizado una carrera para los ciclistas locales recuerda Jorge Caro- que fue ganada por Titino Garavento”.
En aquella barra de Roque Pérez se empezaba a destacar unos de los más chicos entonces, Gastón Natero. “Gastón empezó a correr a los 4 años –cuenta su padre Miguel-. Y entre los 6 y los 12 años debe haber obtenido como 130 trofeos con unas 70 carreras ganadas. Un fin de semana por ejemplo ganó tres carreras. Y en el año 88 en Capilla del Monte, Córdoba, ganó una carrera por el campeonato Argentino. Había ciclistas de todos lados, un candidato de San Juan, hasta chicos de Chile y Uruguay. Ganó muchas carreras entre los diez y doce años. Luego él, nosotros y casi todos fuimos dejando por el gran sacrificio que era”.


Por adentro Juan Del Barrio y por afuera Eduardo Leguizamón compitiendo en Roque Pérez.



Gastón Natero se destacó en infantiles



Juan Pablo Illescas (78) corriendo sobre el puente de la pasarella.


“Luego retomé en el 80 –cuenta Mario Demichelis- cuando se hacían las carreras alrededor de la plaza pasando por Tarigo y Alem. Y siempre salí a correr por la zona. Tuve la suerte de ganar alguna carrera. Pude ganar en Lobos en una carrera donde hubo buen nivel y buena cantidad de inscriptos. Pero no gané muchas veces afuera. Pero salí muchas veces arriba. Por ejemplo íbamos a correr a Pontevedra y en seis carreras hice cuatro 2dos. puestos.
“Yo volví a correr en Pontevedra en el año 85 -cuenta Juan Pablo Illescas- en la categoría de mayores de 55 años. El Indio Barrales me llevaba y me bancaba. Mi mejor carrera fue un día que pude ganar en mi categoría pero además le gané a dos categorías de ciclistas más jóvenes que yo”. Juan Pablo Illescas hoy con 78 años sigue compitiendo y ganando en su categoría de + de 60 años en Roque Pérez. “Hoy me gusta mas que de joven el ciclismo y la gente por mi edad me trata espectacular en todos lados”.
Ahora con el boom del ciclismo, la historia se nutrirá también de mujeres, nuevamente de infantiles, de jóvenes y veteranos, incluso de otras especialidades como la de Mountain Bike en la que participan Alejandro “Toto” Couture y “Gari” Evangelista. Volviendo al Rural Bike,
Mario Demichelis, campeón en 2008 en su categoría y en la General, cierra el círculo de este recorrido (que no es la historia) del ciclismo local reconociendo también que el que reinició el ciclismo en Roque Pérez fue Rubén Outón con el duatlón primero y el ciclismo después haciendo regresar a muchos y despertando a los nuevos. Y antes fueron Illescas, Caro, Isoardi y otros. Y adelante vendrán más para tomar la posta.
Pidiendo disculpas por posibles errores y por involuntarias omisiones, queríamos hacer este viaje de recuerdos y fotos y momentos del pedal amateur roqueperense para que todos los que participan del fenómeno de la bici sepan que la actividad pueden hundir orgullosamente sus raíces en la historia del ciclismo local, bien amateur y humilde, sin Doble Bragado, pero lleno de estrellas nuestras que brillan algunas con nombre propio como Angel, Picha, el Negro, Abel, Atilio y Federico y otras quizá anónimas, pero todas alentando, paradas arriba de los pedales, tirando y embalando, tirando y embalando...

Una ventana en el tiempo

Imprimir
PDF
Removiendo el barro de un río Salado sin agua aparecen los megamamíferos de varios toneladas que vivieron en la zona hace 2 millones de años.



Para sacar la cabeza del megaterio (es una especie de oso de 5 metros de altura) fue necesario cavar mucho, rodear la cabeza con alambre y enyesarla. Luego armar un trípode de hierro para sacarla del pozo. Eso se hizo en dos días intensos. Cuando la pudimos sacar fue un solo aplauso. Fue increíble”

Millones o miles de años bajo la tierra arcillosa, los huesos de los animales gigantes que habitaban la pampa, terminan saliendo a la luz. Esta vez las autoridades locales y provinciales tomaron nota y organizaron una extracción de fósiles que podría ser el inicio de un museo local. Para conocer más detalles del hallazgo dialogamos con el Director de Cultura Municipal Gustavo Lara y con la paleontóloga Verónica Lirusso.

Entrevista al Director Gustavo Lara

¿Cómo se trabajó a partir del hallazgo?
“A partir de un convenio de mutua colaboración, el Centro de Registro del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico de la provincia a cargo del Lic. Fernando Oliva envió un equipo de jóvenes paleontólogos que trabajó muy intensamente durante 5 días en las tareas de extracción de los restos fósiles. Pero también con la colaboración de mucha gente de Roque Pérez que se acercó y trabajó incluso cavando con pala. Estuvimos en medio del barro desde las 7 de la mañana hasta las 7 de la tarde en el cauce del río Salado”.

¿Qué especies animales se hallaron?
“Encontramos una variedad muy interesante de mega mamíferos –todos pesaban mas de una tonelada y eran hervíboros- que convivieron con el hombre. Incluso encontramos un hueso con signos de haber sido raspados lo que podría indicar que fueron comidos por el hombre.

¿Qué destino tendrán los fósiles?
“Ahora todos los fósiles están en el depósito de la municipalidad. Tienen que pasar cuatro meses para los huesos se sequen muy bien y recién después hacerles los tratamientos con la ayuda del equipo de paleontólogos. Esto es maravilloso. Nos sirve para las escuelas y para todos nosotros. Para saber mejor como era esta zona hace 10 mil años atrás. Es fascinante.

¿Hay un proyecto de realizar un museo?
Por ahora es solo un proyecto. En principio quiero decir que Mónica Forastieri tuvo la visión de apoyar este trabajo después del hallazgo. Ahora la idea es transformar el galpón de la estación como destino de estos fósiles que ahora nos plantean una nueva necesidad. Yo creo que esto es histórico porque el río se va a llenar de agua y por ahí pasan 100 años más hasta que se vuelva a secar y se descubran nuevos hallazgos.
Si podemos abrir un museo paleontológico tendremos la oportunidad de abrir el museo que hace años que estamos esperando tener y en un lugar propio, que sería el museo de las cosas del pueblo, de las familias, de las tradiciones. Además un espacio así nos va a servir para hacer muestras y exposiciones. Creo que va a ser algo muy bueno para Roque Pérez.

Entrevista a la paleontóloga Verónica Lirusso del Centro de Registro del Patrimonio

Verónica nos manifestó que el hallazgo superó las expectativas por la cantidad de material y las muy buenas condiciones de preservación. “Si bien los fósiles aun no fueron datados con métodos precisos –explica Lirusso-, estos animales vivieron sobre nuestras pampas entre los 2 millones y 8 mil años atrás. Dentro del período Cuaternario, pertenecen a la época conocida como Pleistoceno, particularmente a la edad mamífero “Lujanense”.
Los huesos encontrados pertenecen a:
Megatherio: se encontró el esqueleto casi completo, faltando solamente parte de la cintura pélvica. Se trataba de un animal similar a los osos perezosos actuales, llegaban a medir 5 metros de largo y pesaban entre 4 y 5 toneladas.
Glossotherio: aparece gran parte del esqueleto, es otro de los grandes perezosos que habitaron la región pampeana, aunque eran de menor tamaño que los megaterios.
Gliptodontes: Se trataba de animales acorazados, parientes de las mulitas y peludos actuales, llegaban a medir entre 2 y 4 metros de largo, y pesaban 1 tonelada y media. Distintas especies fueron identificadas durante el rescate.
Stegomastodon: se rescató un cráneo de este animal, conocido como “elefante de las pampas”.
Cérvidos: parte de una cornamenta, perteneciente posiblemente al género Antifer.
“Lo que hoy conocemos como río era un ambiente lacustre o pantanoso –explica Lirusso- donde predominaban pastizales acuáticos como los pertenecientes a la familia Ciperacea (similares a los juncales). Entre los sedimentos fueron identificados posibles improntas de hojas, por lo que posteriormente se podrá desarrollar también un estudio de la vegetación.