GRP 67 | Marzo de 2010

No ven los límites

Imprimir
PDF

 

La historia y los desafíos de Yoni, nuestro campeón nacional de lanzamiento de bala y su Profesor Raulo.

Yoni tiene 16 años. Es un chico muy simpático y lleno de sueños. Va a la escuela, tiene amigos, es cadete de Bomberos y fanático de Boca Jrs.
Yoni es Campeón Nacional de lanzamiento de bala. Antes fue campeón provincial. También es muy buen atleta corriendo y saltando. Pero como es un “grandote” quizá con el tiempo va ir dejando el triatlón y hará bala y disco.
Yoni en su gestación tuvo toxoplasmosis. El toxoplasma que se contagia de los gatos, atacó sus retinas y por eso Yoni apenas ve 1/10 a través de un sólo ojo. Es lo que se llama B2 porque B1 es la ceguera. Su problema lo enoja. A veces lo paralizó. Pero también Yoni salió y sale adelante. Y sobre todo por eso Yoni es un campeón.
Junto a Yoni está Raulo (como le dice Yoni). Raulo es como su sombra, pero de luz. Porque Raulo es su entrenador, es el que le hace ver a Yoni cómo puede superarse, día a día.
Yoni es Jhonatan Marín. Raulo es el Profesor de Educación Física Raúl Banegas. Juntos están haciendo cosas grandes y cosas “chicas”. Las grandes aparecen en los diarios, se anuncian con trofeos, se gritan por la radio. Las chiquitas se construyen en silencio, cada día, gota a gota, en complicidad. Los trofeos son importantes aunque finalmente se oxiden. Pero los pequeños logros, de confianza, de amistad, de lucha, quedan para toda la vida.
Por supuesto este equipo no es sólo de dos. Detrás está la familia de Yoni, los profesionales que atienden a Yoni, las instituciones educativas y la municipalidad con su Dirección de Deportes y su Escuela de Atletismo para chicos especiales. En particular l Marilina Iribarne también apuntalando a Yoni desde los comienzos. Pero dialogamos con Yoni y Rául porque por supuesto son los protagonistas, pero además porque en ellos dos es donde se puede ver, como en un cristal, toda la alianza de fuerzas que los apoya y les dice adelante.
Raúl es aplicado. En su computadora tiene los logros de Yoni, su curriculum, las fotos y videos. Se nota que es el entrenador pero que sobretodo es un entusiasta. Charlábamos con Raúl en el CEF antes de ir al entrenamiento de Yoni en cancha de Alumni. Pero Yoni nos madruga y aparece en el CEF media hora antes. “Preguntas fáciles” –me dice Yoni riendose- y entre los dos me cuentan cuando se conocieron.
“Lo que primero me llamó la atención de Yoni cuando lo conocí en la Escuela -dice Rául- fue como se tiraba encima de la hoja para escribir. Tanto que a veces tenía la nariz pintada de tinta. Ah mentiroso! -le contesta Yoni, pero reconoce- Lo que pasa es que yo apoyo la cabeza en el banco -explica Yoni su estrategia para poder ver la hoja y escribir- Y a veces -se ríe- hasta me duermo!”
Yoni entonces tenía 13 años. “Yo trabajaba en la Escuela Especial 501 -cuenta Raúl- y en la Escuela Nº 25 del Arbolito donde asistía Yoni. Yo sabía que había competencia para chicos con discapacidad. Entonces hablamos con los padres, como hacemos siempre. Porque ellos tienen que aceptar que los chicos van a participar en una categoría especial que significa blanquear que problema tienen, ya sea mental, motriz etc. A los papás les pareció bien y a Yoni también. Ese año salió cuarto en su categoría B2 de los Torneos Bonaerenses 2006. Al año siguiente logró el primer puesto de la provincia en la especialidad triatlón que comprende salto en largo, carrera de 80 metros y lanzamiento de bala.”

Yoni ¿cómo fue el comienzo?
“Cuando Raulo y Marilina Iribarne me invitaron para viajar a Mar del Plata yo me empaqué y no quería ir. Tuvo que venir mi maestra de apoyo Fernanda Larrinaga a hablar a mi casa. Incluso me tuvo que acompañar a Mar del Plata. Al principio no me animaba. Fue todo muy nuevo para mí. Sólo entrené dos días, viajé y salí 4to. Y ahora quiero ir a todo los lugares que se pueda!”.

Yoni ¿Tu dificultad es igual desde chico?
Sí desde que nací. Cuando a mi mamá le detectaron la toxoplasmosis ya era tarde y lo que hicieron fue cerrarme las heridas que tenía en los ojos. Y desde entonces me hago estudios porque había riesgos de que empeorara.
Raúl explica algunas dificultades que enfrentan “Es más difícil trabajar con chicos B2 (como Yoni) que con un chico B1 o B3 porque el B1 no ve nada, siempre es igual, el B3 ve bastante, pero el B2 depende mucho de las condiciones del día. Por ejemplo es muy diferente si está nublado o es de noche”.
“Hay gente que se sorprende –explica Raúl- porque Yoni se maneja muy bien en lo cotidiano. Pero en realidad él no puede hacer foco en los objetos porque tiene vista lateral, es como que ve de costado. Su problema de visión le obligó a agudizar sus otros sentidos. Por ejemplo en un festival yo estaba en el centro de la plaza Mitre y él sabía que yo estaba allí porque escuchaba mi risa. Yo juego con Yoni. Desde lejos empiezo a llamarlo con vos baja y el responde a una frecuencia bajísima!”

¿Vos Yoni que estrategias usás en tu movilidad?
Miro mucho el piso -cuenta Yoni-. “En la carrera ha mejorado mucho –continua Raúl-, y eso le ayuda en lo cotidiano. Cuando corrés en velocidad la inseguridad es la peor contra. Antes corría encorvado y mirando para abajo. Pero lo corregimos”.

¿Rául cómo fue el trabajo con Yoni?
Yo le fui dando consignas y objetivos y el respondía muy bien. Lo citaba a entrenar y siempre estaba dispuesto. Lo que más cambió en Yoni, lo que buscamos y creo que logramos es demostrar que si el fue campeón de atletismo también puede trabajar. Y el cambio mucho de personalidad. Había tenido problemas de sociabilización pero los superó. A veces los chicos se confunden, no se dan cuenta lo que Yoni tiene porque él demuestra muy poco. Incluso no reniega de su condición. Yo he discutido y he dicho a los que no toman conciencia, si necesitan que Yoni tenga bastón y lentes oscuros para darse cuenta. Creo que él, gracias al trabajo y la competencia, se ha revalorizado como persona y se siente más reconocido socialmente. Incluso hoy lo reconocen tanto a él y como a mí también en muchos lugares de la provincia. También yo gracias a él logré muchas cosas porque por ejemplo pudimos ver entrenar a las Leonas, a la Selección de voley y conocer a los Murciélagos (Selección de futbol para ciegos campeona del mundo).

¿Debe haber sido un desafío para vos también?
“Sí porque yo no tenía experiencia con chicos con problemas de visión –reconoce Raúl-. Sí tenía experiencia en la Escuela Especial con otras discapacidades y experiencia en el Hogar de Ancianos. Además de leer libros y buscar información en Internet, hay mucho de autodidacta. Por ejemplo yo pensé en pintar la bala color roja para que Yoni la distinga mejor. Vimos que era mejor para él si apuntábamos al sol. Creo que el mayor logro es el apego que tenemos. A mí me da satisfacción ser los ojos de él. Por ejemplo en la pista de atletismo el me pide que le cuente el entorno, contra quien compite.
Yo con los chicos con discapacidades disfruto la docencia y la competencia. Por ahí se ve que se obtiene un campeonato de bala pero detrás de eso hay mucho trabajo, estar pendiente de que vaya a la escuela, de que coma bien de que tengan zapatillas, empezás a ser parte de sus vidas. Eso es una carga importante y hay que saber poner límites, pero te da mucha satisfacción.

El trabajo es dentro de la Escuela Municipal de Atletismo
Sí, en los comienzos mi trabajo era ad honorem. Desde el año pasado, gracias a todo el todo el trabajo que venimos realizando con chicos especiales, estamos en el Programa provincial “Integrando Buenos Aires”. Por eso recibo un sueldo de 500 pesos que permite dar clases en la Escuela Municipal de Atletismo en la que recibimos a chicos del Taller Protegido, de la Escuela Especial 501 y chicos atletas que ya terminaron la escuela. El año pasado también participamos en competencia de hipoacúsicos. Cómo la Escuela funciona con recursos del municipio también convocamos a Atletas convencionales, entonces se da una integración muy linda. Funcionamos martes y jueves de 17 a 19 hs. en la cancha de Alumni. Es para adolescentes de 12 a 18 pero también participan los chicos de atletismo especial de hasta 21 años. Es un grupo muy lindo.

¿Cómo llega la invitación al CENARD?
“Cuando Yoni gana durante dos años medalla de oro y plata en los torneos nacionales Evita yo pensé que hacer después, cual era el próximo escalón. En esa búsqueda encontré que existía la Federación Argentina de Deportes para Ciegos (FADEC). Me respondió por mail el entrenador nacional y por las marcas de Yoni nos invitaron a participar. Así fuimos al Evaluativo para Colorado Spring 2009. Allí obtuvo el 2do puesto. Y luego participamos en el 25º campeonato de la FADEC donde fue Campeón Nacional en su categoría. Cómo la FADEC funciona en el CENARD pudimos ir a entrenar allí. Fue una linda experiencia ir, tomamos nota de los ejercicios y nos asesoraron. Ahora junto a Graciana averiguamos para federar a Yoni, ya que tendría beneficios como pasajes para viajar y capacitaciones”.

¿La municipalidad que rol juega en esta historia?
“Muy importante porque cuando yo trabajaba ad honorem, los viáticos me los daba el municipio, las instalaciones de Alumni son de la Escuela Municipal y cuando vamos a torneos nos lleva el municipio. Ahora nos compraron la bala de 7,6 kilos. El apoyo existe siempre y es fundamental”.

Vos Yoni ¿qué cosechás en el deporte?
“Sobre todo conocer y compartir con otros chicos, hacés muy buenos amigos. Por ejemplo me hice amigo de Brian Toledo que es record mundial de lanzamiento de jabalina (hizo más de 84 metros). El deporte me ha ayudado a estar mas relacionado socialmente. Incluso mucha gente me saluda y yo no los conozco. Yo antes estaba encerrado en mi casa. Pero en estos cuatro años mejoré mucho”.

¿Qué le dirías a un chico con dificultad?
“Qué se esfuerce y siga adelante –dice Yoni-. El año pasado tuvimos que ir a Azul a competir y a Yoni Torrado le cambiaron de especialidad y sólo podía lanzar bala que el nunca había hecho. Y él no quería. Yo le dije: no vas a llegar acá y volverte sin competir. Entonces le expliqué el lanzamiento. Se animó y le gustó y pudo llegar a Mar del Plata. Entonces ya lo dejé a Raúl que es el que sabe”.
Bueno -dice Raúl- lindo sería! que me saques el trabajo! - nos reímos- . Es importante –dice Raúl- que entre pares se ayuden. Y esa vez Yoni Torrado terminó ganando medalla de plata”.

Yoni, qué lindo para vos!
“Si, fue muy emocionante – dice Yoni-. Ahora lo tengo en la casilla de email y me dice que se va a esforzar para pasarme a mí. Y yo le digo metele para adelante!” “Pero te calentás si no te salen las cosas –lo carga Raúl-. Y soy aguerrido –dice Yoni- y me gusta ganar”.

¿Qué disciplina te gusta más?
“Lanzamiento de bala –dice seguro Yoni-. Porque tuve una distensión de los tendones, entonces no me gusta tanto correr ahora. El traumatólogo de Clínica Foffani –cuenta Raúl- se sumó a nuestro proyecto y está al servicio de Yoni. Es como que cerramos el círculo porque también nos asiste Adrián Telesco en Kinesiología y Graciana Uruslepo (la Directora de Deportes) nos presta todas las instalaciones”.
Yoni fue elegido el deportista de plata 2009 de Roque Pérez detrás de Germán Giles nada menos. También lo reconocen mucho los medios de comunicación gráficos, TV y radio. “El año pasado –cuenta Raúl- a través de FM Roque Pérez fueron invitados Yoni, la Escuela 501 y Germán Giles a un reconocimiento de Radio Olavarría. Yo a veces quiero bajar el perfil porque tenemos un trabajo muy largo por delante”.
En atletismo especial tienen que estar preparados tanto los atletas como los entrenadores, como los jueces y las instalaciones. “No siempre ocurre –se lamenta Raúl-. Una vez en salto en largo donde debía haber talco para poder medir de huella a huella habían puesto harina y agua y se hizo engrudo y los chicos se resbalaban. Hay que aprender, hay mucho escrito pero a veces pareciera que los libros muerden. Yo lo tengo incorporado porque siempre trabajé con chicos especiales pero hay profesores de otras áreas que no saben o no entienden. Por ejemplo en la Escuela puede pasar que a Yoni no le adecuen la fotocopia, no lo hagan sentar en el primer banco y que no le dediquen más tiempo en la clase que el necesita. Es más trabajo. Pero hay que hacerlo. También intervenir si hay y prevenir discriminación. Cada docente tiene que adaptar su proyecto educativo a las características de los chicos que tiene. Aunque esto no siempre ocurre. A Yoni por ejemplo le han dicho: “Te apruebo porque sos especial”. Hay mucha ignorancia todavía. Hemos tenido problemas. Hay que hacer docencia entre los docentes”.

¿Yoni vos vivís tu problema como algo normal o te enoja?
“Todavía no lo tengo asumido. A veces me prendo fuego! Otras veces no quiero estar con nadie –dice Yoni-. Y si Raúl no me llama a entrenar estoy metido en mi pieza.

Pero también tenés muchas actividades
“Sí estoy en Bomberos, tengo un programa de radio! Me invitó Bebo Reyna. Primero le dije ¿estás loco? pero me convenció. Ahora vamos a retomar en abril creo. Pasamos música, reguetón, cumbia y melódico”.
“Cómo pegaste en Boca! -Le dice Raúl-. Si pegué lindo! -dice Yoni-. Conocí al presidente de Boca en una cena de la peña y él me dio su teléfono y hablamos. Me dijo que contara con él y me llevó al vestuario de Boca y conocí a medio equipo. A Martín Palermo y al Negro Ibarra le contaron mi problema y sobre mis competencias. El Negro Ibarra me dijo que siga adelante que me va a ir muy bien y me dio un abrazo. Y Palermo me regaló su camiseta autografiada”.

Y ahora hay que llevarte al vestuario de River también...
“No gracias!” -dice Yoni y todos soltamos la carcajada-.

Yoni ¿Cómo está formada tu familia?
“Gracias a Dios tengo a mis cuatro abuelos, que son lo más y estoy mucho con ellos. Mis papás se llaman Edgardo y Daniela y mi hermanita Agustina. Edgardo tuvo un agradecimiento en el diario Clarín -cuenta Raúl- Nosotros nos enteramos cuando competíamos en Mar del Plata. Sí, mi papá –continúa Yoni- trabajaba en el destacamento de Las Tunas y asistió a una familia en una emergencia. Lo más significativo de la nota –explica Raúl- es que la familia destacaba que Edgardo había puesto de su bolsillo para arreglar el auto, tomar un café y los acompañó hasta esperar el auxilio y no quiso aceptar ningún dinero. La familia estaba sorprendida porque no están acostumbrados a esos gestos”.

¿Qué desafíos hay por delante?
“El máximo sería llegar a participar en Olimpíadas –dice Raúl-. El argentino que llegó ahora tiene 38 años. Entonces hay mucho tiempo. Como nosotros decimos, No vemos los límites. Y Yoni siempre dice que vamos a hacer un viaje a competir. Hoy no lo sabemos, hoy es un sueño”.
“Raúl me habló de los panamericanos –cuenta Yoni- así que ahora culpa de él yo lo quiero conseguir! y mi otro sueño es poder entrar al Cuerpo Activo de Bomberos, eso es lo más grande para mí. Cuando era chico me gustaba ser policía. Pero después mi padrino Clausel me llevaba al cuartel y me gustó muchísimo, las autobombas, el equipamiento y lo voluntarios que son, porque a la hora que sea tienen que salir rápido ante la emergencia. Eso me encanta! Toca la sirena y tenés que salir corriendo como un loco. Yo estoy en bomberos desde los 10 u 11 años”.
Por supuesto Yoni no es el único. Muchos alumnos de la Escuela Especial 501 y el Taller Protegido que asisten a la Escuela de Atletismo Especial han obtenidos logros en los Torneos bonaerenses como Agustina Peralta medalla de Oro en Salto en Largo, Jonathan Torrado medalla de Plata Lanz. de Bala, Alejandro Héctor medalla de Bronce en Lanz. de Bala (En 2006 fue Campeón Nacional Evita en Córdoba, junto al Prof. Pablo Pesaressi). Mario Torres fue medalla de Bronce en 80 mts, Sebastian Gonzáles 4º en Lanz. de Bala, Martín Aleman 4º en Salto en Largo, Gustavo Violini 8º en Salto en Largo y Matías Zampelungue 10º en 80 mts. En realidad nos gustaría que esta nota a Yoni sirviera para sensibilizar y estimular a todos. A los chicos especiales que compiten y los grandes que podemos darle apoyo.
Este mes de marzo Yoni competirá en un Open Internacional gracias a las marcas que ha obtenido. “Ganarlo es casi una utopia –dice Raúl- pero ya el hecho de estar allí me pone muy orgulloso por Yoni”.
Pero tratándose de Yoni todo es posible. Cómo dicen los slogan con los que compite “Ojos que no ven corazón que sí siente!” y “No veo los limites!”.
Cómo dice la página de la FADEC: Estos atletas entran a competir siendo ganadores. Ya ganaron en sus vidas superando toda adversidad. Compiten para trasmitir un mensaje de valor. Y si compiten para ganar lo hacen para ganar un lugar en nuestros corazones y en la conciencia de la humanidad.

Ahora me doy cuenta: Ante la atenta mirada de Raulo, Yoni empuja bien lejos la bala con el corazón. Y después se abrazan fuerte con los ojos cerrados.

El Gran Maestre

Imprimir
PDF

Cuadro de Juan Manuel Blanes: José Roque Pérez (en el centro) acude a la tragedia.
No es muy conocida la vida y obra del Dr. José Roque Pérez. Mucho menos que fue el fundador de la masonería argentina. Además les contamos donde se encuentra el cuadro que inmortalizó su figura acudiendo a salvar a los enfermos de fiebre amarilla.

El Doctor José Roque Pérez fue un distinguido Abogado, nació en Córdoba el 15 de agosto de 1815 y ocupó importantes cargos públicos y funciones a lo largo de su vida abnegada. Fue encargado del Ministerio de Relaciones Exteriores, redactor del Código Criminal y revisor del Código Penal, Director del Banco Provincia y Convencional Constituyente.
Cómo muchos saben murió asistiendo a los enfermos de epidemia de fiebre amarilla. De allí proviene la confusión de que Roque Pérez era médico. En realidad era Dr. en Leyes y fue el presidente de la Comisión Popular de lucha contra la fiebre amarilla.
No es tan conocido que fue masón y fundador de la masonería argentina moderna. En la obra de Emilio Corbiere “La Masonería” se explica: “La masonería Argentina, como se la conoce ahora, tuvo como partida de nacimiento la constitución de la Gran Logia, el 11 de Diciembre de 1857. Esta constitución produjo un complicado trámite a raíz del virtual enfrentamiento entre Miguel Valencia que provenía de una familia unitaria ... y José Roque Pérez (1815-1871), un federal que había sido funcionario diplomático durante el gobierno de Rosas. (...) Roque Pérez (tenía), relaciones estrechas con la Gran Logia de Montevideo, que era el centro masónico fundamental en el Río de la Plata. José Roque Pérez y la amplia mayoría de los masones de la época no querían una masonería unitaria sino que pretendían otra que impulsara la unidad nacional. En pocos meses, Pérez recorrió las tres logias que reconocían el liderazgo de Valencia y lo dejó sin base de sustentación. (Así) José Roque Pérez fundó la actual Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones”. La unión de Logias eligió como Gran Maestre al doctor José Roque Pérez.”
Corbiere define a Roque Pérez como el arquetipo: “Pérez cumplió un rol político notable... defendió la incorporación simple y llana de Buenos Aires al Estado argentino. En enero de 1860 sostuvo que la pcia debía reintegrarse a la Confederación sin subordinar ese paso a la eventual reforma de la constitución. Federalista consecuente enfrentó al Gral. Mitre, a Alsina, Velez Sarfield y a Sarmiento.
Urquiza hablaba por la voz y la acción de José Roque Pérez pero lo más importante fue lo que hizo entre bambalinas desalentando a los sectores más duros del partido portuario. Corbiere concluye que la masonería a través de sus hombres antes había contribuido a lograr la independencia y luego a la construcción de la Organización Nacional y a la constitucionalización.
En 1848 Roque Pérez se había casado en segundas nupcias -había quedado viudo muy joven- con la hija del canciller de Rosas, Tomás Arana. En 1858 Avellaneda se doctoró en jurisprudencia siendo su padrino de tesis el doctor José Roque Pérez, con quien hizo su práctica forense y del cual sería socio en su actividad profesional.

Estancia San José
También sabemos que el Dr. Roque Pérez había comprado campos en nuestro partido. El establecimiento se llamaba San José. En enero de 1871 el Dr. Pérez envía una carta a un señor Rossi de Buenos Aires con un detallado registro de las existencias de la estancia. En la estancia, que tenía un área de 4 leguas, había algo más de 50 mil ovejas mestizas, 250 yeguas y 60 caballos, mil cabezas de hacienda y 5 toros tarquinos y dos vacas tarquinas puras. Había casa principal y de peones, había caballerizas, cocheras y un palomar. Había alrededor 15 mil árboles entre paraísos, cina-cina, sauco y frutales. La estancia tenía 23 puestos con puestero, rancho y arboleda.

La fiebre amarilla
En enero de 1871, comenzó la epidemia de fiebre amarilla, que en sus seis meses de duración dejo un saldo de 14.000 victimas entre la población de la ciudad de Buenos Aires, estimada por entonces en 190.000 habitantes.
Salvo un minoría que tenía agua corriente el resto de la población obtenía el agua de los pozos, aljibes o comprándola, sucia, a los aguateros. Las condiciones sanitarias de Buenos Aires eran muy deficientes. En uno solo de los días, la fiebre provocó 563 muertes. Entonces no se sabía que la enfermedad es transmitida por el mosquito Aedes aegypti, también agente transmisor del dengue. “Quienes pudieron abandonar la ciudad lo hicieron y hasta el gobierno quedó acéfalo por unos días. Del gobierno, sólo el ministro Nicolás Avellaneda permaneció en su lugar. Se colmaron todos los hospitales y se despobló la ciudad. Todo cerró: oficinas públicas, bancos, escuelas, iglesias y comercios. Se calcula que 130 mil personas huyeron lejos de la ciudad.
Alentado por el periodismo se realizó un mitin popular el trece de marzo en Plaza de Mayo, en un momento en que arreciaba el terror. Se reunió una multitud de 8.000 personas. En el atrio de la Catedral y usando por tribuna una silla, quedó formalmente constituida por aclamación la Comisión Popular, cuya presidencia se confío al Dr. Roque Pérez. Al aceptar la presidencia, Pérez redactó y firmó su testamento y actuó permanentemente recorriendo los lugares más azotados. La organización de esta Comisión fue una iniciativa privada ejemplar y estaba integrada por miembros de familias distinguidas que no huyeron.
La gravedad de la epidemia provocó enormes problemas: cementerios colmados, escasez de ataúdes, falta de sepultureros, huérfanos abandonados, aumento de la delincuencia, desabastecimiento, mercado negro de los artículos de primera necesidad, ausencia de agua corriente.

El cuadro “Episodio de la fiebre amarilla”
En la revista “Todo es Historia” Miguel A. Scenna narra la presentación del famoso cuadro de Blanes que muestra al Dr. Roque Pérez: “El 8 de Diciembre de 1871, los porteños asistieron a un acontecimiento que los conmovió profundamente. ...en el viejo Teatro Colón, Blanes... presento al público su tela “Episodio de la Fiebre Amarilla”. Había sabido expresar sustancialmente la miseria, el horror y el heroísmo de aquellos aciagos días. Alguna vez alguien se preguntó si el trabajo de Blanes había sido solo una idealización, pero se corroboró la veracidad del episodio al saberse del parte policial del Comisario Suárez. Representa el momento en que los doctores Roque Pérez y Manuel Argerich, presidente y vocal, respectivamente, de la Comisión Popular, penetran en una habitación de conventillo donde hay una mujer joven, muerta en el suelo, junto a un bebé que pugna por alimentarse de su pecho. El episodio parece haber ocurrido el 17 de marzo de 1871; se sostiene que la mujer, italiana, se llamaba Ana Bristiani, y estaba sola con su hijo en ese conventillo de la calle Balcarce. (Scenna Miguel Ángel. Diario de la Gran Epidemia, Historia desconocida de un Cuadro Famoso, en Todo es Historia, Año 1, Número 8, Diciembre de 1967)
Bucich Escobar en su libro “Bajo el horror de la epidemia” sostiene que Roque Pérez acudió a aquella trágica pieza de conventillo. Pero Miguel A. Scenna, afirma que es improbable que el Dr. Pérez haya estado allí. Pero esa escena imaginada por el pintor sirvió para ilustrar aquella terrible epidemia y el valor de los hombres que la enfrentaron. El gobierno intentó adquirir el cuadro pero el pintor Juan M. Blanes se disculpó diciendo que ya estaba vendido al coronel Pagola. El desencuentro casi se termina en un conflicto diplomático. Hoy la obra se encuentra en el Museo Blanes en Montevideo.

Nuevos rumbos y tecnologías

Imprimir
PDF

El M.M.O. Jorge Rodríguez, Director de la Escuela Técnica de R. Pérez nos cuenta acerca del nuevo plan de 7 años y nos da detalles del importante equipamiento que recibió el colegio.

La Escuela está comenzando un nuevo plan educativo
“Sí, este año comienza la implementación del 4to año de la nueva Escuela Técnica de 7 años. Antes, con el polimodal nosotros sólo teníamos 3 años de ciclo superior. Ahora estamos implementando la nueva transformación de la escuela secundaria. En las técnicas el programa es de 6 años más un año de especialidad. Este programa les permite a los chicos salir con un saber técnico y les permite colegiarse.
Los nuevos planes de estudio se han debatido durante los últimos 3 años. Se escuchó a las 256 escuelas técnicas de la provincia y se llegó al diseño del contenido curricular que ahora se comienza a implementar”.

¿Y hacia dónde se dirige la escuela técnica?
“A su revalorización. Hoy existen 17 especialidades diferentes para las escuelas técnicas. Nosotros hoy tenemos la especialidad Electromecánica. Pero para el 2012 tenemos que tener una segunda especialidad que la vamos a definir en conjunto con la comunidad, las empresas, el personal de la escuela, las instituciones”.

¿Cuál podría ser la segunda especialidad?
“Podría ser la especialidad de Mecánica que abarca todas las nuevas tecnologías aplicadas en los automóviles pero también en maquinarias agrícolas. Lo que se pretende que las escuelas tengan arraigo en su comunidad y que los chicos tengan salida laboral en su propia ciudad. Por eso la especialidad la tenemos que elegir entre todos. También existen especialidades como Construcciones, Técnico de Procesos, Industria alimenticia, etc. Hoy las escuelas quieren estar más cercanas a la realidad”.

Han recibido mucho equipamiento
Sí, nosotros tenemos los Planes de Mejoras del INET (Instituto Nacional de Educación Tecnológica) que nos va proveyendo de los elementos tecnológicos que necesitan los chicos para su aprendizaje. Porque el objetivo es que el alumno salga convertido en un técnico especialista. En ese marco recibimos el torno de control numérico, fresadoras, soldadoras, cortadoras sensitivas, elementos de seguridad, etc. Pero todo esto viene en función de proyectos que la Escuela tiene que presentar al INET. Y el INET luego controla que efectivamente el proyecto se lleve adelante. Además, algo muy importante, las empresas proveedoras de los elementos tienen que brindar la capitación a todos los profesores para manejar el equipamiento.

¿Cuáles son las características del nuevo torno?
“El torno de control numérico permite mediante una computadora fabricar una pieza que primero fue diseñada en el programa Autocad. Uno le indica al torno que pasos seguir y que herramientas usar. El torno, de última generación, tiene un cabezal con todas las herramientas, como perforadora, de corte, de pulido, etc. En la memoria de la máquina del torno queda guardado el prototipo y uno le puede ordenar hacer 50 piezas iguales. Lo único que necesita el torno es que se le provea el material. Es decir que ha desaparecido el calibre, las herramientas de medición. Verlo trabajar es una belleza. Es de un valor de 75 mil pesos. Lo recibimos a mita de 2009, hubo que instalarlo y en diciembre vino la empresa para dar la capacitación a los 20 profesores de la escuela. Ahora recibimos otro torno de manejo manual y otro torno paralelo. También hemos recibido un laboratorio de neumática, uno de electromecánica, otro para medir tensiones, tenemos soldadura eléctrica de alambre, todos los elementos de seguridad. Se pretende que el chico salga preparado para trabajar”.

También están por recibir equipamiento informático
“Sí, estamos viviendo la informatización del aula. Vamos a recibir entre 70 y 100 netbok para uso de los alumnos. Este equipamiento va a incluir rack cargador y servidor propio. Va a tener su propio personal de mantenimiento y administración, contratado, uno para el turno mañana y otro para el turno tarde. Estamos haciendo un acondicionamiento del aula porque el servidor necesita aire acondicionado y sistema de seguridad. Creo que la informatización va a ser un paso muy importante. Prácticamente va a desaparecer el papel en el aula. Los chicos también van a tener acceso a Internet. Este equipamiento va a ser recibido una parte en abril y la otra en agosto”.
“Hoy en las escuelas hay que trabajar mucho haciendo proyectos. Pero tenemos que decir que el INET nos ha dado respuestas. También se realiza evaluación de las escuelas a través de los trabajos y desarrollos que presentan sus alumnos. Los chicos usando todas las tecnologías y sin ayuda de sus profesores tienen que mostrar su desarrollo y la nota que obtengan es la calificación que obtiene la escuela. Yo creo que hay intención de reformular para bien la enseñanza técnica”.

Qué importante porque la enseñanza técnica fue muy devaluada en los años 90
“Sí, los diez años del polimodal fueron años de exterminio prácticamente de las escuelas técnicas, pero resistimos. Y ahora, de parte de las autoridades tenemos mucho apoyo, sólo nos piden que respondamos con trabajo. Y en este esquema, la escuela propone, los padres tienen que ayudar y los chicos tienen que estudiar. Así todo funciona”.

¿Qué novedades hay sobre las mejoras edilicias que se necesitan?
“El año pasado tuvimos que hacer un bochinche moderado para lograr que habilitaran y reacondicionaran las instalaciones de la escuela. Fueron obras chicas, de emergencia. Este año se realizará la refacción y ampliación de la Escuela. Se harán obras en planta baja y un piso nuevo, sanitarios nuevos, cocina, preceptoría y acceso a la escuela. Las obras podrían comenzarse quizá en 40 días”.

¿Y el sueño de edificio nuevo?
“Fueron charlas con el Consejo Escolar de la provincia pero no hay presupuesto. Pero nosotros tenemos esperanzas de ser oídos a nivel nacional. Lo vamos a intentar. Si lo lográramos, nosotros tenemos el terreno donado por el municipio, en un lugar ideal, tranquilo pero con toda la infraestructura y a una cuadra del hospital. Sería muy bueno para la comunidad”.