GRP 69 | Agosto de 2010

Mister Ricky Villa

Imprimir
PDF
Ricardo Villa firma su pase a Racing, en su momento el más caro de la historia del fútbol argentino.
Una entrevista jugosa donde Ricardo Villa recuerda su gol histórico en Wembley que valió un campeonato y también nos cuenta su experiencia como comentarista en el mundial de Sudáfrica. Pero a la vez una charla intima y generosa donde Ricardo se muestra como todos los hombres que se siguen buscando.

Ricardo Villa acaba de dejar su lugar como presidente del radicalismo de Roque Pérez, luego de dos años. Será por eso que tiene los temas políticos y sociales a flor de labios. “Yo creo que vamos mal en el sentido de la convivencia. Necesitamos respetarnos más. Incluso lo veo en Inglaterra. La juventud no cree en nada. Todo han sido desengaños. Pero si en Roque Pérez somos 7 mil y nos conocemos todos, tenemos que hacer algo más digno. Las grandes cosas empiezan con el ejemplo”.
Pero lo que empieza como un comentario político rápidamente trasmuta en una percepción personal resignada.
“A mí la gente no me puede aceptar como político y yo lo entiendo –dice Ricardo distendido y con ganas de hablar-. A mí solo se me acepta si opino de fútbol”.

¿Cómo lo has percibido?
“Es difícil de explicar. Yo puedo opinar pero la gente…quizá no me ve…En cambio ahora todos me preguntan por Maradona, quieren saber que opino. Pero ¿cuál es tu idea? Yo jugué y conocí otro fútbol pero no sé más que vos. Vos sabés si Maradona es o no buen técnico, si tiene conducta o no, si es equilibrado. Entonces no quiero hablar de fútbol. Yo soy una persona normal que pasé por el fútbol y ahora estoy en el lugar que hubiera estado si no hubiese jugado nunca al fútbol. Estoy en Roque Pérez, es mi lugar, me quisiera integrar pero no tengo ese lugarcito como ciudadano común”.

Siempre serás el campeón del mundo
“Claro, soy el campeón del mundo. Cuando llegás a un lugar alguien siempre desafía: ¿No lo conocés?” (Ricardo junta las manos y mira para arriba)

“Acá empieza la conversación de siempre” pensarás vos…

“Claro! Yo digo: Mirá que yo jugué al fútbol pero yo puedo tener ideales y principios y convencimientos…”

Y otras cosas que te interesan distintas del fútbol
“Totalmente, te diría que extraño el fútbol porque ha sido lo más importante en mi vida. Pero hoy puedo vivir sin el fútbol. Pero no, no puedo desde el lugar que me gustaría. Para la gente siempre soy “el futbolista”.

¿Esto no será a causa que por ejemplo en la política no te sumergiste a fondo?
“Si seguro, eso es cierto. No me volqué definitivamente a algo y no me jugué totalmente. Quizá mi freno en la política fue que había que competir en mi propio partido contra otros compañeros. Y eso no lo siento. Y la gente busca un líder.
Ahora el triunfo de Ricardito Alfonsín me pareció fantástico. Yo soy Alfonsinista porque el único político que me emocionó fue Raúl Alfonsín. Y Ricardito tiene algo de todo esto. Y yo le he dicho a él lo duro que va a ser lo que viene. Pero él se la jugó y vive para la política. Yo creo que no haría esa vida ni de casualidad. Pero con Ricardito está la posibilidad de volver a unirnos y de ser creíbles. Fortalecer la UCR como institución es muy importante. Y mientras tanto un Congreso equilibrado me da tranquilidad porque la oposición tiene que jugar un rol muy importante. Me parece muy bien el aumento a los jubilados pero la línea de pobreza está en los 1300 pesos. También me parece positiva la Asignación universal por hijo. Y tendría que ser política de estado, no de un solo partido. Estoy de acuerdo con la redistribución pero no con subsidios a los sectores poderosos. Muchas cosas no me cierran y tengo muchas preguntas más que respuestas”.

¿Cómo empezaste a participar en política local?
“Yo me afilié en 1983 por intermedio de Fernando Rebón que lamentablemente ya no está entre nosotros. Todavía no vivía en Argentina pero voté en aquellas elecciones…”

Ah, te descubrí, votaste a Alfonsín…
“Si! Totalmente! -se ríe-. Todos los que me conocen no necesitan entrar al cuarto oscuro para conocer mi voto. Me gustó ese momento, como le llegó Alfonsín al pueblo. Pero luego no acompañamos y respaldamos a Alfonsín lo suficiente porque estábamos saliendo de una dictadura muy dura. Quedó muy solo por los problemas económicos y fue rescatado como figura recién en estos años. Fue un gran demócrata y si tuvo errores fueron políticos pero fue un hombre honesto”.
“Yo volví a la política en 1989 en una campaña de Jorge Cravero y fui concejal en 1991 al 1995. Y uno llega sin experiencia. Y a un lugar donde hay políticos de carrera. Y yo quería pensar que no había llegado por ser ex futbolista. Quería ser político de verdad. Y creo que no pude cambiar esa imagen. Y en realidad yo nunca fui alguien “del pueblo”. Reaparecí en Roque Pérez a los 40 años. Entonces no tengo mi club de pertenencia, o mi grupo de amigos. Eso el fútbol me lo quitó. Yo les digo a mis hijos que es muy lindo tener tu grupo de amigos, crecer en común, y cuidar a los amigos porque es muy valioso”.
“Yo no quiero aparecer como un renegado en todo esto. Pero a mis 57 años siento esto. No quiero aparecer como que me estoy quejando. Me siento muy cómodo en Roque Pérez, la gente me trata muy bien. Y si bien estas cosas que te cuento existen, para mi Roque Pérez es un paraíso. La política fue una de las cosas que hice para encontrar mi lugar pero la política es muy dura. Por eso me había retirado hace unos años. Pero cuando el radicalismo quedó sin conducción le puse el pecho. Y fue muy duro estos dos años, porque tuvimos un radicalismo sin gente y sin dinero. Menos mal que tenemos un comité propio. Pero cuesta mucho que la gente se junte. Y a duras penas mantuvimos el comité abierto. Y ahora con la renovación parcial de autoridades sigue al frente Fernando Martini, que con su juventud le va a aportar mucho empuje y yo continuaré acompañando. Tenemos que darle lugar a los jóvenes, a la generación facebook, ellos pueden tener soluciones que nosotros no vemos. No quiero que la gente se perpetúe en los cargos. No quiero más ídolos de turno como Grondona u otros. Tiene que haber políticas de largo plazo”.

Dijiste Grondona…

“Sí, tiene 30 años en el cargo. Es un “dios” hoy. Tiene sus méritos pero es demasiado tiempo. Lo que pasó con Maradona era previsible. Hay que preguntarle a Grondona que buscó. Buscó marketing? Ah bueno entonces perfecto… pero no le pidamos experiencia a alguien que no la tenía. A mi me encantaría que Diego agarre un equipo y demuestre. Hoy es mejor técnico que hace un año y medio atrás. Yo aspiro a que continúe en la profesión. Porque el llega a la gente de una manera muy especial. Es increíble lo que genera. El mundo se paraliza por el. Lo he visto en muchos lugares, en Inglaterra incluso que son fríos. Estuve cuando Maradona debutó en Escocia con la Selección. Y la conferencia explotaba de periodistas. Quise ir porque son momentos históricos. Disfruto esos momentos. Ahora estuve en el Mundial y tuve la suerte de ver el gol de Palermo contra Grecia”.

¿Cómo fue que estuviste en Sudáfrica como comentarista?
“La TV sudafricana quería dos campeones del Mundo de Argentina que hablaran inglés. Si yo no hubiera jugado en el fútbol inglés no tendría tantas posibilidades de viajar. Y eso que la barrera del idioma me frustró mucho en Inglaterra. Me costó mucho.
Pero aunque mi inglés no es el mejor me defiendo. Y el mundial fue una experiencia fantástica. La gente se enloquece en los mundiales. Estuve en el mundial de Alemania y no ocurrió igual. En cambio en Sudáfrica fue una fiesta total. Contra Grecia había 20 mil argentinos. Quizá Maradona encendió más el entusiasmo. A mí no deja de sorprenderme el fanatismo”.

Quizá vos lo viviste de adentro y tenés menos ingenuidad
“Sí porque cuando se habla de sentir la camiseta argentina es cierto… pero no podés rendir el doble. No te podés matar. Finalmente yo podía hacer en la Selección lo mismo que hacía en Santiago Larre. Es lo que llevas adentro siempre y sólo te superás unos minutos quizá.
Se puede dar un plus pero no es sobrenatural
“Seguro, si hubiera algo sobrenatural te cegaría y no rendirías. Y hay que tener un grado de inconciencia porque todo el mundo y tu familia están pendiente de vos. Y esa es una piedra muy pesada encima tuyo. Por suerte entrás a jugar y te liberás, dame la pelota! Yo digo que todavía necesito competir porque en el fútbol estaba preparado para eso. Y desde el lunes te preparabas para el próximo domingo”.

¿Y a qué plano trasladás esa competencia?
“Juego tenis, golf, bastante ajedrez con la computadora. No soy un pensador, siempre jugué a matar o morir y en el ajedrez soy igual. Sin medias tintas. Ardiles juega más analítico que yo al ajedrez. Además estudió aperturas. Yo soy de no recular. Y además no hay que tener miedo a ganar. Hoy hay muchos técnicos “cagones”. Si yo soy el técnico de Italia no vuelvo más. A Diego le reconozco que la selección generaba acciones de gol con sus tres delanteros. Pero nos faltó defensa, equilibrio. Por eso fue duro Alemania”.
¿Unos minutos, Argentina pudo cambiar la historia?
“Tuvo algunas chances. Pero ellos tuvieron mucha libertad y espacio”.

Encima el gol fue a los dos minutos
“Fue la primera vez que perdíamos. Y se notó el nerviosismo y la desesperación. Faltaron ideas. No me gustó el mundial en general. Por suerte ganó España que jugó bien. Y tuvo la grandeza de siempre jugar igual. Italia fue frustrante. Holanda me decepcionó en la final, sólo pegaron e igual perdieron. La gente quiere ver a Messi, a Maradona, a Cruiff, no a un jugador que pega patadas. Por eso gusta el Barcelona. Busquemos los buenos jugadores. Y en el fútbol argentino no se juega bien. Se rescata que los partidos son “luchados” y ya nadie habla de fútbol. Y los argentinos que juegan bien están afuera”.

¿En la selección del 78 quién era para vos el engranaje más importante?
“Argentina tenía un gran equilibrio, eso es bueno. Pero el que hace la diferencia es el que hace el gol. Por eso del 78 yo destaco a Kempes. Además como tipo que contagiaba. Para nosotros fue “nuestro Maradona” y en esos años fue un número 1 mundial”.

Decías que tenemos peor fútbol
“Sí yo me acuerdo en Roque Pérez, había jugadores que quería imitar. Yo recuerdo siempre al Negro Nievas, era el Maradona de Roque Pérez!”.

¿De qué año hablamos?
“Años 69, 70, el equipo de Las Tunas, con el Pampa Rivas, el Negro Roldán. Hoy no existe ese fútbol ni en los pueblos ni en las ciudades. Me acuerdo de Aníbal Draghi. Era un fenómeno, gambeteaba, amagaba…”

Según mi abuelo Quique Villa, Dragui hizo en Lobos un gol fenomenal
“Sí, yo escuché también eso, un gol desde mitad de cancha para la selección de Roque Pérez. Yo jugué con Aníbal un par de años. Y lo vi gambetear! Me gustaría ver más de aquello en el fútbol de hoy. Le pedimos a Maradona que tengamos identidad pero en la liga argentina no tenemos identidad”.
“Yo veo ahora con más perspectiva que en Inglaterra hacen lo mismo siempre. Veo un césped muy lindo y pregunto como lo hacen. “Lo cortamos y lo regamos” me dicen. ¿Y cuánto tiempo hace que lo hacen así? “cien años” me dicen. En Totenham hasta hace poco estaba el mismo utilero de cuando yo jugaba! Y yo acá voy a Larre, donde debuté en el fútbol, y no hay nada! No puedo volver a mis orígenes de Los Medanos o de Larre porque ya no existe nada! A la vuelta de la vida es lindo recuperar tu historia. Me gustaría llegar a Larre y ver un partido de fútbol”.

Aunque vos no eras de Larre
“No, éramos del cuartel 6to. Pero cómo se había terminado el fútbol en el 6to., todos los Villa nos fuimos a jugar a Larre”.

Terminaste tu carrera en Defensa y Justicia
“Si, se armó un equipo de muchos jugadores de 30 años. Yo había tenido hepatitis en Colombia y luego jugué en la Selección de Roque Pérez. Y me llamó el técnico Hugo García para ir a Defensa. Y fue muy lindo porque si el no me llamaba hubiera dejado el fútbol a los 33 años y en cambio jugué dos años más y lo pasé muy bien. Casi llegamos a la 1ra. Y también lo disfrutaron mis hijos. Tal es así que hoy es uno de los clubes que más sigo. Es humilde pero muy organizado. Luego lo dirijí como DT. Me gustaría mucho encarar un proyecto de 3 años en Defensa, elegir el DT y tratar de llevar al club a la 1ra división. Lo hemos charlado con los dirigentes porque tengo una muy buena relación”.

¿Ya no querés ser DT?
“No, porque ya no tengo paciencia. Renegás mucho con los jugadores jóvenes. Y encima hay un nivel de excusa muy alto porque muchas veces los clubes no pagan a los jugadores. Entonces el jugador no quiere entrenar. Y luchás con los dirigentes y con los jugadores”.

Van a publicarte un libro!
“Sí en octubre se va a publicar mi biografía en Inglaterra. Estuvieron en Roque Pérez diez días los ingleses entrevistándome. A ellos les sorprende que aprendí a jugar en el medio del campo. Y me gusta la idea de que conozcan de donde vengo. La editorial es la que hace los libros del Totenham. Hace poco nos pusieron en el Salón de la fama del Club a Ardiles y a mí y la gente quiere estar cerca de nosotros. Los hinchas recuerdan que fuimos los primeros argentinos en jugar allí, y recuerdan mi gol en Wembley y sigan hablando del gol a pesar que pasaron casi 30 años”.

¿Cómo recordás ese gol mítico en la final?
“Yo siempre digo que nunca tuve término medio. O jugué bien o jugué mal. O me aplaudían o me insultaban. En la primera final jugué muy mal y el técnico me saca. Y yo en vez de ir al banco me fui al vestuario. Estuve mal. Todos decían que no iba a jugar la segunda final. Sin embargo el técnico me puso y metí dos goles y el segundo fue ese gol tan recordado. Ahí los convencí a todos que podía hacer goles y jugar bien.

No eras regular
“Lo que pasa que era medio vago para correr. Uno creía entonces que el que corría no era buen jugador…”

Eras un poco Riquelme…
“Totalmente, yo a veces me comparo salvando las distancias con Riquelme. Somos inteligentes para pasar la pelota pero lentos, grandotes. Yo era vago. Y eso en Inglaterra era muy malo porque ellos corren todos”.

¿Y el gol?
“Quizá hice mejores porque en ese gol ya estaba perdiendo el control de la pelota. Pero fue tan importante porque definió la Copa Inglesa de 1981 que además era la edición número cien. Y en 2001 fue elegido como el mejor gol de la historia de Wembley”.
Se necesita inconciencia para encarar y pasar a cuatro defensas
“Sí, pero cuando pasás a un jugador ya empieza a haber compañeros libres. Y el segundo defensor ya viene desacomodado. Y en el área estás más seguro porque nadie te puede tocar. Estos eran y son conceptos muy importantes en los que yo creo. Esa jugada un inglés no la intenta. Y terminé haciendo un gol “argentino” en Wembley. Pero a mi me gustó todavía más otro gol en Totenham que enganché tres veces y en posición de ocho le pegué un chanfle al segundo palo. Fue un golazo y en ese partido hice tres goles. Pero todos recordarán por siempre el gol de Wembley. Y yo también porque jugué 15 años al fútbol y uno siempre sueña ganar algo importante, realizar el gol de la victoria. Y a mi se me dio todo junto gracias ese gol de campeonato en Wembley”.

Ricardo Villa es el ídolo que firma autógrafos en Inglaterra y el que añora el Club Larre que ya no existe. Es el barbado Campeón del Mundo. Es el señor elegante, con campera de gamuza Armani y a la vez el muchacho de siempre, que tiene el recado en un costado del living listo para cabalgar en el campo. Es a los 57 años un hombre más completo porque sabe hablar hasta de sus lados flacos, de sus soledades y sus búsquedas. Es el joven abuelo de Julia. Es el hábil diez que se está interrogando y se abre en charla generosa.
Es mister Ricky Villa, estampado en los libros del fútbol mientras Ricardo Julio, pateando un cuero en el cuartel 6to, lo está mirando.

Palabra de Blaquier

Imprimir
PDF
Carlos Pedro Blaquier concedió una entrevista al diario La Nación en la que sorprende por sus afirmaciones y hasta la dedica un poema jocoso a la Presidenta.

El domingo 25 de julio pasado en el diario La Nación fue publicada una entrevista a Carlos Pedro Blaquier, el empresario de 82 años muy conocido en nuestra zona por ser dueño de la estancia La Biznaga en el partido de Roque Pérez y el criadero de cerdos Pacuca, también sobre la ruta 205.

Aquí queremos compartir los conceptos más salientes de esta interesante entrevista realizada por el periodista Ricardo Carpena y algunos cuestionamientos de la izquierda de los que se hace eco.
Al comienzo de la nota el periodista de La Nación describe a Blaquier como uno de los principales empresarios argentinos, pero que no es precisamente lo que cualquiera esperaría de un hombre de negocios. “No sólo –escribe Cárpena- porque, a sus 82 años, es el patriarca de una de las pocas empresas argentinas que se mantiene en pie sin haberse vendido a capitales extranjeros. Es abogado y, además, filósofo, historiador y escritor. Un confeso aficionado al arte y a las mujeres que vive en una mansión de 17.000 metros cuadrados en San Isidro. Un amante de la navegación con siete barcos que cuestan unos 14 millones de dólares. Un millonario que admira a Arturo Frondizi, que se llevó bien con Juan Domingo Perón y que elogia a los Kirchner”.
“Blaquier –enumera Carpena- sigue siendo presidente de Ledesma, sinónimo nacional de azúcar y de papel, con importante presencia en rubros como frutas, jugos cítricos, carne y cereales. Entró a trabajar allí en 1952, convocado por su suegro y líder de la empresa, Herminio Arrieta, a quien sucedió cuando éste murió, en 1970. Hoy, la compañía tiene una facturación anual aproximada de 2500 millones de pesos y da empleo a 7400 personas (entre ellas, a los cinco hijos del mandamás empresarial, que coparon el directorio y, por otra parte, ya le dieron 18 nietos y tres bisnietos)”.
“Es un personaje que no disimula cuando no quiere decir lo que piensa, pero tampoco cuando quiere decirlo: lo hace sin anestesia. Ejemplos hay muchos. En la entrevista con Enfoques, Blaquier se confiesa “cristinista” porque “pocos gobiernos han defendido tanto a la industria nacional”. Y admite que no comparte algunas políticas del kirchnerismo, como los controles de precios, pero que las acepta porque “es como el matrimonio, donde siempre hay cosas que molestan”.
La nota manifiesta que el periodista se documentó e hizo hablar lo suficiente a Blaquier. El siguiente párrafo da fe de ello: “Blaquier tuvo una sola esposa, Nelly Arrieta, de quien se separó hace treinta años (“aunque nunca me divorcié porque las macanas hay que hacerlas una sola vez en la vida”, ironiza) y desde entonces tiene una novia, Cristina Khallouf, a quien ve todos los días pero con la que, a la manera de Woody Allen, cada uno vive en su casa. Lo cual no quita que el titular de Ledesma bromee sobre el sexo como un quinceañero y que alguna vez haya confesado: “Mi pecado capital fue la lujuria y mi virtud capital es la constancia”.
Las respuestas más destacadas de Carlos Blaquier
-El secreto de tener éxito es elegir excelentes colaboradores gerenciales. Pero si (Ledesma) sigue en manos nacionales es por no haber aceptado los ofrecimientos. Si se desnacionalizó casi toda la industria argentina, a nosotros, que somos una de las principales y más exitosas industrias del país, imaginate los ofrecimientos que nos habrán hecho... Es que en la Argentina, en muchas épocas, ser empresario ha sido complicado”.
“Pocos gobiernos han defendido tanto a la industria nacional como éste.” “… por eso seguimos invirtiendo mucho en la Argentina. La Presidenta ha tenido que ir a China porque los chinos están enojados a raíz de que protegemos demasiado la industria nacional. …nadie puede negar que este gobierno ha apoyado mucho a la industria nacional, y la sigue apoyando”.
“Moreno (el secretario Guillermo) es complicado, pero es decente. No es coimero como tantos otros”.
“Ella (refiriéndose a la Presidente Cristina Fernández) me ha promocionado mucho la venta de cerdos”. Blaquier entrega el siguiente poema: “Se ha incrementado la venta/del cerdo vivo o carneado/después de haber escuchado/a Cristina presidenta./Las propiedades del cerdo/eran para mí un enigma,/desde hoy son un paradigma/y la vaca es un recuerdo./Y por potenciar la cosa/como cerdo a toda hora/y gracias a la Señora/hoy tengo novia mimosa./Por eso soy cristinista/y nada me hará cambiar/soy cristinista a rabiar/y un convencido activista”.
“No soy político, pero creo que hay que conservar las buenas cosas, y en eso soy conservador, y mejorar las que no son buenas. Clasificame como quieras? Conservador de lo bueno”.
“Algunos peronistas aún creen que Perón era de izquierda, pero era fascista. Un día me dijo: “Mire, Blaquier, la política es como el violín, se toma con la izquierda, pero se toca con la derecha”.
“Frondizi me impresionó mucho. Fue un gran presidente. Y los militares que, como de costumbre, viven cometiendo errores, lo sacaron”.
“El que a los 18 años no fue izquierdista, es que le faltó fuerza, sangre, pero el que a los 50 sigue siendo izquierdista quiere decir que es un boludo”.
“Los radicales son buenos opositores y malos gobernantes. Los únicos que terminan sus mandatos son los peronistas.”
“En Estados Unidos, haber ganado mucha plata es un timbre de gloria. Acá, no. Acá dicen: “A quién habrá robado este hijo de una gran siete”. Es otra mentalidad. Acá le tenemos bronca a los ricos”.
A final de la entrevista Carpena no se amilana y pregunta: “En su blog usted tiene una postura muy dura contra la izquierda, muchos de cuyos dirigentes le atribuyen responsabilidad a su empresa en la desaparición de 38 obreros en Jujuy, en la época de la dictadura”.
“No tenemos que ejercer ninguna defensa –contesta Blaquier- porque nadie nos hizo un juicio. Hablan, pero si tuvieran pruebas nos habrían hecho un juicio. Habían denunciado también que como toda la tripulación de mis barcos es masculina, yo era homosexual. Lo que me preocuparía es que esos tipos me ponderen. Que me critiquen no me preocupa nada.
Además en Internet, Blaquier también es fustigado por sus polémicas afirmaciones en una carta de lectores publicada en La Nación en 2001 donde escribía: “La propia naturaleza ha puesto en los hombres muchísimas y muy grandes desigualdades. No es igual su salud, ni su inteligencia, ni su voluntad, ni su talento para las diversas funciones, y de esta inevitable desigualdad deriva como consecuencia la desigualdad de las situaciones en la vida…Pretender eliminar estas desigualdades es ir contra el orden natural de las cosas y desalentaría a los más aptos para realizar la labor creadora del progreso a la que están llamados”.
En el blog “laverguenzademifamilia.blogspot.com” se reproduce aquella carta y se dice, en línea con lo que preguntó el periodista Carpena: “La empresa Ledesma, como otras, puso a disposición de la dictadura sus camiones y su pista de aterrizaje para los aviones que llevaban secuestrados, pasó listas con los delegados gremiales, y apagó su usina eléctrica que dejó sin luz al pueblo, para el gran operativo de julio de 1976, donde fueron secuestradas 400 personas, de las cuales desaparecieron 32. Así fue como la empresa Ledesma se sacó de encima a los “menos dotados”.”
Blaquier en su propia pagina web se defiende y ataca: “…comprendo que la gente de extrema izquierda diga cosas muy malas de mí porque ellos, como personas fracasadas en la vida privada, despotrican contra los que tienen éxito… Me asocian con gobiernos militares porque nunca desempeñé ningún cargo con ninguno de ellos y porque los critiqué en mis libros de historia. …Nada de lo que dicen estos zurdos me preocupa, pero sí me empezaría a preocupar si algún día dejaran de criticarme”.

Cómo llamar a Bomberos

Imprimir
PDF
La Sociedad de Bomberos Voluntarios de Roque Pérez le recuerda a la comunidad que ante todo tipo de EMERGENCIAS marquen el número telefónico directo 100 ó 101 los cuales son de carácter directo y sin costo ó en su defecto a los teléfonos 491013 ó 491014, donde se recibirá la denuncia de emergencia y se acudirá de inmediato.

Recordemos que desde la fundación del cuartel todas las denuncias dirigidas a Bomberos eran recepcionadas en la comisaría local quien daba aviso inmediato al Cuerpo de Voluntarios por medio de la sirena. El procedimiento cambió en 2005 cuando Bomberos implementó el servicio de cuarteleros, lo que significó asignar un sueldo a cada uno de ellos. Posterior a un profundo análisis financiero-operativo actualizado junto a los asesores legales y contables, se ha resuelto modificar la situación en un acuerdo unánime entre la Comisión Directiva y la Jefatura del Cuerpo Activo, dejando sin efecto la relación contractual con los 4 bomberos-asalariados; ya que la suma anual de dicha remuneración arribaba a $ 70.000.-
Por ello, a partir del 1º de agosto se retoma el procedimiento operativo que se implementó desde 1961 al 2005 pero tornándolo mucho más eficaz. El llamado será recepcionado por la guardia de la Comisaría local quienes de inmediato con un handy proveído por Bomberos, alertan a los servidores públicos de la emergencia y en ese acto más de 30 Bomberos reciben en forma simultánea el alerta.
Para efectuar cualquier consulta o solicitud que no sea de urgencia se deberá hacer a través del conocido numero del cuartel 491111 el cual será atendido durante las 24 hs. desde un celular por el personal de guardia semanal que le evacuara la inquietud al vecino que lo solicite. En tanto en las instalaciones del Cuartel continuará la línea de teléfono/fax 491238.
También informaron que para cuidar el importante equipamiento del cuartel se encuentran en pleno funcionamiento un circuito cerrado de cámaras de seguridad y un efectivo del Cuerpo Activo pernotará todas las noches en el cuartel con la única función del cuidado de las instalaciones.

Manchas de humedad

Imprimir
PDF

Las personas, como buenos humanos que somos, capaces de pensar, interpretar, imaginar y construir, muchas veces vamos por el mundo viendo un poco más allá de lo aparente. El ejemplo más común de esto es cuando nos sorprendemos a nosotros mismos descubriendo la forma de un corazón en una nube blanca que arrastra el viento. Pronto, el viento la arrastra, la nube cambia y termina la ilusión. En mi casa tengo mi mancha doméstica, en el cielo raso de la habitación. Mis chicos dicen que es un patito.
En la antigüedad estos juegos de asimilar formas en la naturaleza la realizaban los primeros astrónomos con las posiciones de las estrellas y por eso les daban nombres a las constelaciones, tales como la Osa Mayor o el Cazador (Orion). La diferencia es que las estrellas tienen posiciones más estables en el cielo y pueden apreciarse siempre, lo mismo en la antigüedad que hoy.
Distinto es la subjetividad que cada uno pone en las manifestaciones de la naturaleza o en las propias percepciones del mundo. Ya no solo es identificar formas sino adosarles significados, inferir su origen, interpretarlos como mensajes. Esta decodificación tendrá mucho más que ver con nuestra cultura, educación valores y creencias que con la manifestación del fenómeno u objeto en sí. De allí que muchos crean que una caprichosa mancha de humedad, irregular y con aspecto de rostro pueda ser la imagen de Jesús, o menos crean que puede ser la de Ernesto Guevara o un actor de moda.
Puesto en duda el santo sudario por la ciencia, no existe imagen cierta de Jesús. Sólo cientos de imágenes creadas por artistas de todos los tiempos. Y casi todas diferentes.
No adhiriendo a las interpretaciones místicas pero siguiendo esta línea es interesante lo que se dice en un sitio de Internet donde se muestra una mancha blanca en una radiografía de torax donde el paciente encontró similitud de nuevo con el rostro de Jesús. Allí se manifiesta que no hay que aferrarse a las imágenes más bien lo importante para los que creen en Dios es acercarse a su palabra.
Volviendo a la mancha de humedad y a sus semejanzas quizá habría que hacer justicia con nuestro patrono y darle más crédito a Juan El Bautista. O quizá ver los grandes ojos, la nariz ancha y la melena profusa de un León africano. Lectura probable si quien estuviera delante fuese un nativo de la sabana. Pero es cierto, el rostro humano es una de las imágenes más potentes que existen. Esta vez formado por los hongos de la humedad.
En fin, todos tenemos una mancha y todos reflexionamos tarde o temprano que lugar ocupa en nuestra mente y en nuestra conciencia. Pero bueno, ese esa otro tema.